Un 50% menos que en el ejercicio anterior

Caja Rural de Toledo gana 20 millones en 2009 que destinará a provisiones

Caja Rural de Toledo obtuvo en 2009 un beneficio bruto de 20 millones de euros, un 50% menos que en el ejercicio anterior, que se destinarán en su mayor parte a provisiones, ha anunciado hoy su presidente, Andrés Gómez Mora.

La entidad financiera ha celebrado en su sede toledana su Asamblea General ordinaria con un récord de asistencia de los últimos tres años, con más de 2.000 delegados, que han aprobado "por aclamación" las cuentas del año pasado.

Según el presidente de la entidad, el resultado obtenido en 2009 es el "reflejo de un balance sólido y saneado que garantiza la solvencia de la cooperativa de crédito para satisfacer las necesidades de sus clientes a medio y largo plazo".

Gómez Mora ha dicho que los resultados de 2009 se han obtenido "en medio de un escenario de persistencia de la fuerte crisis económica y repleto de turbulencias en los mercados internacionales y las economías nacionales".

La mayor parte de los 20 millones de euros se destinarán a "fortalecer las provisiones disponibles frente a los posibles riesgos generados por la operativa bancaria", ha agregado.

La Asamblea aprobó por unanimidad una ampliación de capital para profundizar en la solvencia de Caja Rural de Toledo y convertirla en un vehículo financiero "mucho más fuerte y eficiente".

El director general de Caja Rural, Rafael Martín Molero, ha señalado, al presentar los resultados, que todas las entidades financieras han sufrido impactos negativos en sus cuentas, debido a una menor actividad, reducidos tipos de interés e incremento de las tasas de morosidad, que han "disparado las necesidades de cobertura de saldos dudosos".

A 31 de diciembre de 2009, el activo total de la Caja ascendió a 3.127,4 millones de euros, lo que supuso un crecimiento de 31,8 millones de euros con respecto a 2008.

La inversión crediticia se situó en 2.292 millones de euros y el ratio de morosidad en el 1,89 por ciento, "uno de los mejores del país", según Martín Molero.

Los fondos propios de la Caja crecieron el 6,21 por ciento hasta alcanzar 249 millones de euros.

En el mismo periodo, la entidad presentó un excedente de recursos propios de 86 millones de euros, cuatro puntos por encima del mínimo marcado por la normativa actual del Banco de España y una cobertura de saldos dudosos del 109,04 por ciento.

La entidad tramitó en 2009 un total de 23.651 expedientes de ayuda a los sectores agrícolas y ganaderos, relacionadas con el régimen de Pago æscaron;nico.

Tanto el presidente como el director general de la entidad han resaltado la solvencia de Caja Rural de Toledo, lo que supone, en su opinión, una garantía de futuro.

Caja Rural tiene 793 empleados y oficinas en Toledo, Guadalajara, Madrid y Ávila.