Cinco Red

La industria del 'cloud computing' en su versión más española

Medio centenar de empresas locales ofrecen software como servicio

La industria del 'cloud computing' en su versión más española
La industria del 'cloud computing' en su versión más española

Sin prisa, pero sin pausa. Esta parece ser la filosofía que se está aplicando la empresa española a la hora de abrazar el cloud computing, un término puesto de moda a raíz de la masificación de la banda ancha, y que podría resumirse como un modelo de pago por uso de recursos tecnológicos por internet. Pese a la inmadurez del mercado, la consultora IDC pronostica que en 2012 un 18% de las empresas españolas utilizará software como servicios (SaaS), una de las partes que conforman la oferta actual de la computación en la nube. Para esa fecha, el negocio del cloud computing en España podría mover en torno a los 1.870 millones de euros, según apuntó recientemente Juan Antonio Zufiria, presidente de IBM en España, precisamente apoyándose en datos de IDC.

Aunque los grandes proveedores (Amazon, Google, Microsoft, IBM, Salesforce y VMWare, entre otros) acaparan gran parte del mercado global y local, en España se está creando una industria local alrededor del cloud computing. Quizás, hasta ahora, las empresas más dinámicas han sido las que se mueven en el ámbito del Saas, aunque hay ejemplos de firmas como Telefónica, Acens, Iberonet o Arsys, que se están posicionando en la parte de ofrecer infraestructuras como servicio (Iaas, en sus siglas inglesas), es decir, almacenamiento o hosting.

Una prueba del empuje que se quiere dar al cloud computing en España es la creación de Saas Network, una asociación que agrupa a 15 compañías, casi la totalidad españolas. "Nuestro objetivo es difundir entre el mundo empresarial los beneficios de consumir tecnología bajo este modelo", explica Ángel Muñoz, presidente de esta organización y director general de Quota, una empresa especializada en software de gestión empresarial (ERP) online y una de las cuatro firmas que fundaron este foro. Las otras tres son Professional Answer, B-Kin y E-nómina.

Muñoz destaca entre las ventajas de esta forma de consumir tecnología en la nube el ahorro de costes porque las empresas no tienen que comprar hardware, licencias, sistemas operativos... Simplemente se conectan a través de un navegador y la usan. "Esto, en un momento complicado económicamente como el actual, es importante para que las compañías avancen en su mejora tecnológica sin tener que efectuar fuertes inversiones". Otra ventaja la menciona Miguel Torán, consejero delegado de Professional Answer, empresa que ofrece desde 2003 una solución de gestión bancaria y tesorería a través de internet. "Con la fórmula del SaaS, hacemos accesible a las pymes programas complejos de gran empresa. Las pymes no tienen por qué tener peores soluciones que las grandes corporaciones", defiende.

Y hay más beneficios. Félix Iturbe, director general de B-Kin, una especie de Salesforce a la española, ya que ofrece bajo pago por uso una aplicación para la gestión de la relación con los clientes (CRM) desde 2001, apunta otra ventaja: la rapidez de la puesta en marcha de las soluciones tecnológicas y la reducción del riesgo para el cliente. "El riesgo se ha movido hacia el proveedor. Antes, si una empresa compraba una aplicación y no le funcionaba bien o no se ajustaba a lo que quería se aguantaba; ahora, simplemente se da de baja del servicio".

"El cliente nunca se casa con el proveedor, porque no ha comprado nada", insiste en la misma línea Torán, que recuerda que con SaaS "no hay que mandar parches al cliente, y las actualizaciones y nuevas funcionalidades se ejecutan más rápidamente, con lo que se elimina el tiempo de demora en mantenimiento".

Muñoz explica que actualmente hay unas 50 compañías en España que ofrecen software como servicio. "Algunas puro Saas, otras están evolucionando desde el modelo tradicional". En cuanto a precios, asegura que es difícil dar datos concretos porque cada compañía tiene su política comercial. Pero, por ejemplo, la solución de Professional Answer, que cuenta entre sus clientes con la Sepi, Grupo Husa y Pirelli, va desde un mínimo de 25 euros al mes a un máximo de 600 euros por empresa.

También el director de Quota, que comercializa su ERP online por una cuota de 40 euros al mes por empresa, asegura que el coste para una compañía se reduce un 30% si opta por el modelo Saas para acceder a un tipo de solución de este tipo frente a comprar licencias. "Con una diferencia añadida y es que la forma en que se hacen los desembolsos de ese dinero es radicalmente distinta. Si se compran licencias, habitualmente el primer año conlleva más del 70% de la inversión, mientras con SaaS, como el precio es constante en el tiempo, se hace lineal", añade Muñoz, para quien empresas como la suya se convierten en "financiadores del uso de la tecnología".

En la parte de infraestructura, Arsys, por ejemplo, ofrece un disco duro online profesional a partir de 2,5 euros al mes para una capacidad de 50 GB, y 4,17 euros para idéntica capacidad y cinco usuarios.

Aunque la oferta de cloud computing se dirige igual a grandes y pequeñas empresas, incluso autónomos, el perfil de las compañías que están adoptando el modelo Saas se sitúa en aquellas que tienen entre 100 y 500 empleados, si bien se detecta a las que están entre 10 a 50 empleados como uno de los de mayor potencial, según el estudio efectuado por IDC. Las soluciones que ofrecen los proveedores españoles van desde ERP y CRM (Solmicro, entre otros), gestión de recursos humanos (E-nómina y Meta4), seguridad (Panda), business intelligence (Bitam)... Y la mayoría de estas empresas se mueve en facturaciones que van desde 500.000 euros al año a 5 millones. B-Kin, que cuenta entre sus clientes con Banco Guipuzcoano o Caja Burgos, tiene 15 empleados y unos ingresos de 500.000 euros; en Professional Answer son 13 profesionales y facturan 550.000 euros. Quota tiene un equipo de 22 personas y este año espera alcanzar los 1,2 millones. "Es muy complicado pelear con los grandes, porque ellos ofrecen muchos servicios gratuitos. No nos queda más remedios que ser imaginativos, buscar nichos donde ellos no lleguen, y apuntar a soluciones que complementen su oferta. Tampoco debemos perder de vista que muchas veces es bueno integrar nuestras soluciones en sus plataformas", reconoce Iturbe, que insiste en que hay "mucho mercado por desarrollar".

"En España se impondrá por coste"

El cloud computing terminará imponiéndose en España. Así lo creen diferentes proveedores y analistas. Miguel Torán, director general de Professional Answer, comenta que en Noruega, donde él viajó en 1996 ya ese año el 50% de las empresas trabajaban en Saas. "Allí se impuso por el frío, porque mandar a un técnico hasta la casa del cliente cuando se está a 20 grados bajo cero es muy duro. En EE UU se ha impuesto por marketing.; allí todo se vende en un campo de golf", señala Torán en un tono de broma. "Y en España se impondrá por costes", argumenta.

Todos los proveedores coinciden en recordar además que en el fondo todos los empresarios españoles son en mayor o menor grado usuarios de cloud computing, aunque no sean conscientes de ello. "Todos los que usamos Gmail o Hotmail o hacemos uso de la banca electrónica estamos utilizando este modelo en la nube", insiste, como una forma de demostrar que el modelo está admitido y que el miedo a usar otras aplicaciones bajo esa fórmula es cuestión de tiempo, de madurez.

La fórmula se enfrenta también a miedos y reticencias

Pese a los beneficios que aporta el cloud computing, y a que los proveedores llevan dos años tratando de impulsarlo fuertemente, "las compañías españolas no hacen aún un uso muy generalizado de esta forma de consumir tecnología", apunta Iván González, analista de Penteo, que destaca dos causas que justifican esta situación. Primero, muchas empresas no entienden aún qué significa cloud computing. "Saben que es pago por uso, pedir bajo demanda, pero no acaban de tener una foto clara: qué soluciones hay, a qué precios..., y ello sin citar la confusión que les genera las miles de definiciones que les dan unos y otros interlocutores", critica. La segunda razón es la desconfianza. "Las compañías españolas son reticentes a sacar su información fuera de su domicilio; por mucho que existan garantías tecnológicas de seguridad no se fían", añade. Los proveedores de Saas insisten en que las garantías de seguridad y continuidad que ofrecen son mayores de las que puedan conseguir la mayoría de empresas en su casa. "En nuestro caso, va en nuestro negocio", defienden.

IDC también coincide en que el cloud computing es un mercado aún emergente en España. La consultora publicó en 2009 un primer informe (en junio sacará el segundo) sobre la adopción en nuestro mercado del software como servicio (SaaS), y el resultado fue que el 78% de las empresas desconocía la fórmula. Sin embargo, IDC reconoce un potencial de mercado muy elevado, porque el 30% de las compañías que sí conoce el modelo lo utiliza (un 6% del mercado total) y el 89% de las que lo usan actualmente seguirán haciéndolo en el futuro. Sólo un 4% dice que abandonará el modelo.

Acuerdos para crecer

Para expandir su negocio muchos de los proveedores españoles de cloud computing (SaaS especialmente) están cerrando alianzas con grandes integradores nacionales como Indra, Tecnocom y Oesía. Professional Answer, por ejemplo, acaba de cerrar un acuerdo con Indra para distribuir a pymes en régimen de alquiler una nueva solución conjunta para facturación electrónica y gestión documental certificada. El presidente de Saas Network también cuenta que muchos de ellos están negociando con entidades financiera y telecos para aprovechar su capilaridad.