Cierre de sesión

El Ibex sucumbe ante Grecia

Grecia vuelve a ser el verdugo del Ibex. La complicada situación financiera del país heleno y la revisión al alza de su déficit por parte de la UE han sembrado el miedo. El selectivo español, que ha restado un 4,28% en las dos últimas jornadas, ha caído hoy un 2,19% que le ha situado en los 10.821 puntos. En el mercado de deuda, el riesgo país de Grecia, España y Portugal ha alcanzado nuevos máximos. (Ver gráfico detallado del Ibex)

El mercado sólo tiene ojos para Grecia y las noticias que llegan desde el país heleno son poco menos que desalentadoras. La posibilidad de que Grecia active un paquete de ayuda de emergencia antes de que concluyan las conversaciones del BCE, el FMI y la CE y la revisión al alza de su déficit por parte de Eurostat han pesado como una losa en los parqués. Pero no han sido las únicas noticias negativas que han llegado desde este frente. La agencia de calificación Moody's ha echado más leña al fuego al recortar el rating del país heleno hasta 'A3'.

Las consecuencias en los mercados de deuda han sido devastadoras. Y es que los miedos a un impago se han disparado. La rentabilidad del bono griego se ha colocado en 8,8%, con lo que el riesgo país se ha disparado hasta 576 puntos básicos, marcando un nuevo máximo desde la entrada en el euro. España y Portugal también se han resentido. El diferencial del bono español a 10 años con el alemán al mismo plazo se coloca en 91 puntos básicos, acortando distancias con el récord de 128 puntos marcado en febrero del año pasado, mientras que la prima de riesgo de Portugal ha escalado hasta 187 puntos básicos, por encima de los 160 puntos de ayer.

Las Bolsas no han visto más opción que retroceder posiciones. El Ibex, que ha cedido un 4,28% en las dos últimas jornadas, ha vuelto a convertirse en el peor índice de Europa, con un recorte del 2,19% que se ha llevado de un plumazo los 11.000. El selectivo ha cerrado en 10.821 puntos. En Europa, los recortes han sido del 1,02% para Londres, del 1,33% para París y del 0,99% para Fráncfort.

SANTANDER 2,62 3,86%
IBEX 35 8.099,20 1,89%

Nicolás López, de MG Valores, explica que "estamos otra vez en un repunte de la prima de riesgo y esto se traslada a las Bolsas pero la cuestión fundamental es la recuperación global y esto no se pone en duda. Podemos ver una corrección técnica porque hemos subido bastante y por la situación de Grecia, pero no debería ser una cosa dramática".

En este contexto, de muy poco han servido las positivas palabras del director gerente del Fondo Monetario Internacional. Ante el miedo a un contagio de la crisis helena a otros países como Portugal o España, Dominique Strauss-Kahn ha intentado tranquilizar los ánimos al señalar que la institución no ve necesidad de poner el foco en otro país de Europa que no sea Grecia. Los positivos datos de solicitudes de subsidios por desempleo o ventas de viviendas de segunda mano que han llegado desde Estados Unidos y los esperanzadores resultados de algunas compañías como Credit Suisse o eBay tampoco han tenido ningún reflejo en la renta variable.

Mientras tanto, los inversores permanecen a la espera de la comparecencia de Obama, que hablará de su plan de reforma financiera. El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, ha señalado que la reforma del sistema de supervisión y regulación bancaria y financiera que estudia el Congreso estadounidense encara "una resistencia enorme" de los bancos. En un mercado español plagado de números rojos, este sector ha sido el más castigado. Santander y BBVA se han dejado un 3,12%. Los bancos medianos, por su parte, también se han situado en la parte baja de la tabla.

Asimismo, las renovables continúan lastradas por las expectativas de nuevos recortes en las primas para el sector y su posible retroactividad. Gamesa ha perdido un 5,58%, Abengoa se ha dejado un 3,19%, Acciona ha restado un 2,38% e Iberdrola Renovables lo ha hecho en un 1,09%. En la sesión de hoy, Renovalia ha señalado que se estrenará en Bolsa el próximo 12 de mayo a un precio de entre 3,3 y 4,6 euros por título.

En el mercado de divisas, el euro se ha convertido en otra de las víctimas de Grecia. La divisa europea se cambia a 1,3294 dólares, con lo que encadena su sexta jornada en negativo y se acerca a mínimos anuales.