De "BB+" y "B"

Fitch ratifica las calificaciones de Fiat tras el anuncio de reestructuración

La agencia Fitch confirmó hoy en "BB+" y en "B" sus valoraciones a largo y corto plazo, respectivamente, para el gigante automovilístico italiano Fiat, tras su anuncio de ayer de una nueva división entre sus actividades industriales y del sector del motor con la creación de Fiat Industrial.

La agencia de calificaciones advierte, sin embargo, de que la perspectiva a largo plazo de su calificación emisora por defecto, IDR en sus siglas en inglés (Issuer Default Rating), es negativa.

El grupo italiano informó ayer de que esa Fiat Industrial estará compuesta por las actividades de Iveco, que produce vehículos industriales; CNH (Case New Holland), fabricante de equipamiento agrícola, y PowerTrain, encargado de componentes para la industria del automóvil.

"En conjunto, la creación de Fiat Industrial podría ser ligeramente negativa para el perfil crediticio de Fiat, ya que Fitch espera que los márgenes de beneficio de la compañía sean más bajos sin CNH e Iveco, y que la diversificación se reduzca", reza un comunicado divulgado hoy por la agencia de calificación.

"Siguen existiendo varias incertidumbres sobre el impacto exacto de la operación en el perfil crediticio de Fiat, que dependen de cómo se estructure el acuerdo. En particular, la cantidad de liquidez, la deuda financiera y la equidad que se establecerá entre Fiat y Fiat Industrial aún no se han decidido", prosigue.

El consejero delegado de Fiat, Sergio Marchionne, presentó ayer el plan industrial quinquenal del grupo para 2010-2014, en el que se prevé doblar los ingresos del sector del automóvil, pasando de los 26.300 millones de euros obtenidos en 2009 a 51.000 millones en 2014.

Asimismo, el plan de Fiat contempla unos ingresos totales de 93.000 millones de euros y un beneficio neto de cerca de 5.000 millones de euros en 2014, con un crecimiento anual del 13,1 por ciento y con un resultado operativo de 6.800 millones de euros.

"Fitch también obtiene una mayor tranquilidad del hecho de que las ventas de vehículos nuevos en Europa, así como los niveles de crédito principales de Fiat al final de 2009, fueron más fuertes de lo que Fitch había esperado ante la aparición de la crisis financiera e industrial", indica la agencia de calificación.

Fitch advierte, sin embargo, de que existen riesgos de ejecución del plan quinquenal de Fiat ante el "medio desafiante" en el que trabaja y las incertidumbres de la nueva estructura del grupo.