"No tiene sentido penalizar la medida"

Faconauto y Anfac piden que se replantee el tratamiento fiscal del Plan 2000E

La Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (Faconauto) pedirá a la CEOE que apoye una propuesta para que la Agencia Tributaria se replantee el tratamiento fiscal de las ayudas públicas del Plan 2000E, que deben declararse en el IRPF. Anfac pide que se solucione el "imprevisto".

Faconauto se sumó a la petición de fabricantes (Anfac) e importadores (Faconauto) para que se solucione "el problema", ya que "no tiene sentido penalizar una medida que no sólo ha conseguido dinamizar el sector y el empleo, sino que además ha proporcionado a las administraciones públicas unos ingresos extra derivados del fuerte repunte de las ventas de coches".

Además de pedir a la Agencia Tributaria que se replantee el tratamiento fiscal del Plan 2000E, la patronal de los concesionarios promoverá una iniciativa en el seno de la Mesa de la Automoción de la CEOE para que se impulse un plan "estructural" de renovación del parque automovilístico.

La organización promoverá esta iniciativa para evitar que los concesionarios tengan que adelantar el dinero de las ayudas públicas y para que los compradores no se vean obligados a declararlas en el Impuesto sobre la Renta.

Anfac pide que se solucione el "imprevisto"

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) solicitó hoy que se solucione el problema generado en relación con el tratamiento fiscal de las ayudas públicas del Plan 2000E, que los contribuyentes deben declarar en el Impuesto sobre la Renta.

"Esperamos que se solucione el problema planteado para que una medida que ha tenido efectos positivos sobre la producción, el mercado, los ingresos fiscales y el empleo no se vea empañada por este imprevisto", señaló Anfac en un comunicado conjunto con la asociación de importadores (Aniacam).

Ambas patronales precisaron asimismo que los mil euros de descuento del Plan 2000E facilitados por los fabricantes y por los importadores no tributan en el IRPF, en el que sí deben registrarse los mil euros facilitados por las administraciones (500 euros del Gobierno central y 500 euros de las administraciones autonómicas).