Propuesta al Ejecutivo

La CEOE pide un plan como el de los coches para las obras en casa

La CEOE considera que los estímulos fiscales a la rehabilitación de viviendas aprobados por el Gobierno no son suficientes ni actuarán con la rapidez que el sector necesita, por lo que trasladó ayer al Ejecutivo una propuesta para poner en marcha un plan de choque, similar al habilitado para sectores como el del automóvil, en forma de subvención de entre el 15% y el 20% de las obras de reforma en inmuebles.

Este "incentivo directo" tendría un límite máximo a determinar, se abonaría al consumidor en un plazo máximo de 100 días y contaría con una vigencia anual, prorrogable en función de sus resultados. "Permitiría generar empleo, introducir liquidez en el mercado, reconducir la economía sumergida, recuperar el importe subvencionado e incentivar la demanda", asegura la patronal. Además, el plan de choque, "cuya adopción no debería demorarse", fomentaría la realización de reformas de viviendas, oficinas y locales comerciales, tanto por parte de los propietarios, como de los inquilinos. Esta propuesta se incluye en el informe La reactivación de la economía a través del cambio en la reforma y en la rehabilitación de edificios, que la CEOE trasladó ayer a la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, en una reunión en la que estuvieron presentes el presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, su secretario general, José María Lacasa, y el presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC) y de la Comisión de Infraestructuras de la CEOE, Juan Lazcano, coordinador del documento. La patronal demandó que las actuales deducciones en IRPF por reforma de la vivienda habitual se mantengan más allá de 2012.