Por la nube de ceniza

El diferencial del bono griego frente al alemán se dispara por el retraso de las conversaciones con el FMI

La prima de riesgo de la deuda griega ha alcanzado hoy un máximo histórico después de que las conversaciones con los expertos del FMI, la UE y el BCE se vieran retrasadas hasta el miércoles por el caos aéreo desencadenado en Europa por la nube de ceniza de un volcán islandés.

El caos aéreo afecta al diferencial entre el bono griego y el alemán
El caos aéreo afecta al diferencial entre el bono griego y el alemán

La prima de riesgo de los bonos griegos a 10 años respecto al referente alemán llegó a superar los 480 puntos básicos, hasta un tipo de interés de casi 7,70%, para retroceder después hasta el entorno de los 450 puntos básicos.

Este diferencial significa que Grecia debe pagar por su financiación en los mercados internacionales un interés adicional del 4,5% al que paga Alemania, cuya deuda pública funciona como referente.

Al mismo tiempo, la bolsa de valores de Atenas cerró hoy con una caída del 2,56% debido al nerviosismo que despertó en los mercados el retraso de la llegada de los expertos internacionales, que deberían haber comenzado hoy oficialmente las conversaciones con Atenas.

La delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI) ha conseguido llegar hoy a Atenas pero deberá de esperar a los equipos de expertos de la Comisión Europea (CE) y del Banco Central Europeo (BCE), por lo que el inicio de las conversaciones se mantiene para el miércoles, informaron las autoridades griegas.

El Gobierno griego convocó la semana pasada a estas delegaciones para discutir los aspectos técnicos y las condiciones para acceder a la ayuda de 30.000 millones puesta a disposición por los países de la eurozona, y a los 15.000 que podría aportar el FMI.

"Las negociaciones con el grupo de expertos es muy importante debido a que en caso de que Grecia decida poner en marcha el mecanismo de ayuda europeo, ofrecerán la oportunidad de actuar con rapidez", aseguró hoy a la prensa el ministro de Finanzas griego, Yorgos Papaconstantinu, tras una reunión con el primer ministro griego, Yorgos Papandreu.

Papaconstantinu ya mencionó el sábado que Grecia quería conocer de primera mano qué medidas de ajuste adicional debería de aplicar en caso de recurrir al organismo financiero multilateral para obtener liquidez.

Según fuentes del FMI citadas por la prensa ateniense, Grecia requiere de unos 50.000 a 60.000 millones al año para cubrir sus obligaciones, y debido a su situación presupuestaria "debe de empezar a conformarse con manejar la mitad de esa cantidad, al tiempo que necesita aumentar las exportaciones".

Grecia ha logrado cubrir sus necesidades de financiación para abril, cifrada en unos 12.000 millones de euros y considerado como uno de los meses más difíciles, pero necesita otros 10.000 millones de euros para mitad de mayo, informó Papaconstantinu.

Para conseguir liquidez el Tesoro griego emitirá mañana letras a tres meses por valor de 1.500 millones de euros y espera colocarlas a un tipo de interés anual del 4%.

La semana pasada Grecia logró 1.564 millones de euros por títulos de seis meses y de un año con un tipo de interés de 4,55% y 4,85%, respectivamente.

El Ejecutivo socialista se enfrenta además a un creciente descontento social debido a las drásticas medidas de ahorro de 4.800 millones de euros que aplicó para este año y los cambios estructurales introducidos en la administración pública.

Los sindicatos de trabajadores del partido comunista han convocado para el miércoles y el jueves dos jornadas de protestas contra las medidas de ahorro, al tiempo que reivindican un sueldo mínimo de 1.400 euros al mes. Además, el sindicato mayoritario de funcionarios, Adedy, ha convocado una huelga de 24 horas para el jueves.