Consecuencias de la crisis financiera

Los bancos aún deben 350.500 millones de euros a sus Gobiernos

Estados Unidos ha recibido el 65% del dinero público utilizado para el rescate de las entidades financieras debido a la crisis.

Los bancos aún deben 350.500 millones de euros a sus Gobiernos
Los bancos aún deben 350.500 millones de euros a sus Gobiernos

Desde que se inició la crisis financiera que ha afectado a prácticamente todos los mercados del globo, los bancos han recibido por parte de los Gobiernos más de 500.000 millones de euros para evitar la quiebra de entidades y el colapso financiero mundial. Han pasado casi tres años desde que se desencadenó la tormenta y el importe que las firmas bancarias han logrado devolver a sus Estados es de 161.353 millones de euros, un 31% del total de fondos públicos utilizados para su rescate, según datos de Bloomberg. Aún deben 350.509 millones.

El gran protagonista de las ayudas otorgadas por parte de los Gobiernos a las instituciones financieras en dificultades ha sido Estados Unidos. Este país, en el que tuvo lugar el inicio de la crisis financiera debido a la concesión indiscriminada de hipotecas de alto riesgo, ha recibido el 65% del dinero público destinado a paliar sus consecuencias. En total, los bancos estadounidenses han obtenido 332.264 millones de euros.

El pasado viernes Wall Street volvió a ser el centro de atención mundial por la acusación de fraude por parte de la Comisión Nacional de Valores de EE UU (SEC) a Goldman Sachs -una de las entidades rescatadas por el Gobierno que recibió algo más de 7.000 millones de euros que ya han sido devueltos-. Se trata de la primera demanda de esta clase que presenta este organismo.

En Estados Unidos, más de 730 firmas bancarias han recibido ayuda económica por parte de la Administración. En la mayoría de los casos cantidades pequeñas y a partir de un millón de euros. Entre las grandes operaciones se encuentran firmas como Citigroup, que percibió algo más de 44.000 millones de euros; Fannie Mae, 55.300 millones; Freddie Mac, que necesitó un rescate de más de 37.000 millones de euros; Bank of America, que recibió 33.138 millones o American International Group, en cuyo caso la ayuda fue de más de 36.000 millones de euros.

Europa

En Europa, los bancos han recibido de sus Gobiernos 178.862 millones de euros, de lo que ya han devuelto casi el 12% (21.013 millones). Los países que han tenido que acudir al rescate de sus entidades financieras son Irlanda, Reino Unido, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Francia, Alemania y Suiza.

El éxito o fracaso de los rescates financieros es un debate intenso por el volumen de fondos que todavía no se han recuperado y porque los indicadores económicos todavía no muestran una recuperación económica que permita ver la luz al final del túnel. La mayoría de las Administraciones, sin embargo, parecen tranquilas. En Estados Unidos, el Tesoro trata de proporcionar buenas noticias acerca de los rescates financieros cada pocos meses. La última vez fue el pasado lunes, cuando un funcionario declaró a The Wall Street Journal que las arcas del país perderían sólo 89.000 millones de dólares con los rescates, frente a unas estimaciones anteriores que hablaban de números rojos para el Gobierno de 250.000 millones de dólares.

Pero hay más. El principal debate en el país que dirige Barack Obama respecto a la situación financiera es que, de cara a la recuperación, el coste de la crisis para la Administración va mucho más allá del dinero utilizado en dichos rescates, como las pérdidas millonarias de algunas entidades a pesar de la ayuda pública recibida o el agravio comparativo moral que pueden suponer estas medidas anticrisis.

En este sentido habló también la pasada semana la vicepresidenta segunda del Gobierno español, que actualmente asume la presidencia rotatoria del consejo de la Unión Europea, y ministra de Economía, Elena Salgado. La ministra destacó, durante una reunión con los presidentes de las comisiones parlamentarias de Economía y Finanzas de los países de la UE, que cuando el sistema financiero se recupere las entidades podrán ir devolviendo las ayudas. Sin embargo, la vicepresidenta resaltó que el verdadero coste para los ciudadanos no es el dinero público utilizado para rescatar a las entidades financieras, sino la falta de crecimiento económico.

Pero muchos Gobiernos prefieren ver el lado positivo y tienden a pensar más en los intereses que van a percibir por parte de los bancos y que en algunos casos podrán reportar beneficios. El Ejecutivo belga, por ejemplo, ha tratado de tranquilizar a los ciudadanos con la idea de que las ayudas a la banca deben considerarse inversiones y que podrán ganar dinero con ellas. Eso sí, de los 10.400 millones que ha utilizado para el rescate de sus instituciones, Bélgica aún no ha recuperado nada.

En el caso de EE UU, un informe elaborado por la consultora SNL Financial destaca que el Gobierno de este país ha ganado hasta la fecha unos 7.000 millones de euros a través de los intereses de los fondos públicos devueltos hasta el momento.

Respecto a la situación europea, el rescate de mayor envergadura ha sido el de la entidad británica Royal Bank of Scotland, que se encuentra nacionalizada casi en un 80% y que ha recibido más de 50.000 millones de euros para evitar su quiebra. Pero la ayuda no es gratuita. Por un lado se encuentran los intereses que tienen que pagar los bancos al devolver los fondos prestados, que en algunos casos, como el de ING, han alcanzado cifras del 20%.

Por otro, tanto los Gobiernos como la Comisión Europea han impuesto a algunas instituciones europeas algunas condiciones a cambio de la ayuda pública. ING, por ejemplo, se ha visto obligada a vender su filial de seguros y a moderar la agresividad en su oferta de productos para evitar la competencia desleal entre entidades. Royal Bank of Scotland (RBS), a su vez, se encuentra en un importante proceso de reestructuración de su actividad y de disminución de su número de sucursales.

La reorganización de las de las instituciones financieras que ha provocado la concesión de dinero público -y la crisis financiera en general- ha supuesto una masiva transacción de activos financieros de unos bancos a otros. Así, las entidades más solventes aprovechan las oportunidades que dejan algunas firmas. Las operaciones de compra venta de activos financieros a buen precio se ha multiplicado en estos meses. Entidades como Santander y BBVA están pendientes de la subasta de 320 oficinas del banco británico RBS.

En el caso español, el Gobierno no ha tenido que acudir al rescate de ninguna entidad. Sin embargo, la crisis ha obligado a establecer diversas medidas para ayudar a algunas entidades a soportar la presión, con el paro y la morosidad -íntimamente relacionados- como principales indicadores del problema.

El Ejecutivo puso a disposición de las entidades españolas una línea de avales para realizar emisiones de la que ya se han utilizado 45.000 millones. Otra de las medidas ha sido la creación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que nació con un importe de 9.000 ampliable hasta 90.00 millones más. Hasta el momento solamente tres procesos de fusión de cajas de ahorro -las entidades más perjudicadas por la crisis en España- han solicitado la utilización de esta herramienta.

Las cifras

511.862 millones de euros es la cantidad de dinero recibida por las entidades.

161.353 millones de euros es el importe que han devuelto hasta este momento.

Casi un 6% menos de empleos

Una de las principales consecuencias de la crisis financiera y económica ha sido el importante incremento de las tasas de paro, que algunos países han incluso duplicado. El desempleo ha afectado a las economías de muchos territorios y a numerosos sectores de actividad. Y el financiero, sin duda, ha sido uno de ellos.

Desde 2007, año en el que comenzaron las turbulencias financieras, el sector bancario ha recortado el 5,9% de su plantilla, lo que supone la pérdida de 330.151 millones de empleos en todo el mundo.

En América, el número de trabajadores de la industria financiera se ha reducido un 9,9%, con un recorte de 174.746 puestos.

Así como la diferencia existente entre el importe que han tenido que dotar los gobiernos para evitar la quiebra de entidades la diferencia entre Europa y Estados Unidos es importante (EE UU ha recibido el 65% del dinero mundial para este fin), en términos de despidos ambas economías están mucho más equiparadas. Europa ha recortado 149.935 empleos del sector bancario, aunque esto supone el 5,1% del total de los empleos del sector. En Asia, el número de despidos es de 5.470, un 0,5% del total.

Los recortes más importantes han sido los de Bank of America (46.150 empleados, correspondiente al 22% de la plantilla); Citigroup (39.075 trabajadores, el 10,4% del total); Royal Bank os Scotland (26.128 empleos, el 11,5%); UBS (18.940 puestos de trabajo, el 22,7% del total) o HSBC (con un recorte de 13.820 empleados, el 4,3% de su masa laboral).

De cara a la recuperación del empleo, los gobiernos aseguran que será difícil alcanzar en pocos años los niveles previos a la crisis.