Pese a que existen diferencias de opinión

Geithner ve a EE UU "muy cerca" de lograr un acuerdo para la reforma del sistema financiero

El secretario del Tesoro, Tim Geithner, dijo hoy que confía que el Gobierno del presidente Barack Obama consiga el apoyo republicano para lograr que el Congreso apruebe la reforma financiera.

"Creo que veremos que tanto republicanos como demócratas se unirán para aprobar la reforma", dijo Geithner en un programa televisivo de la cadena NBC. " Confío que los republicanos votarán por esto", agregó. He pasado mucho tiempo con los republicanos y creo que estamos muy cerca" de lograr apoyo bipartidista, aseguró el secretario del Tesoro.

El Senado prevé debatir esta semana una legislación propuesta por el demócrata Christopher Dodd para reformar el sistema regulatorio de Wall Street, aunque los republicanos han dejado en claro que votarán en contra de la medida.

De hecho, en un programa de la cadena CNN, el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, acusó al presidente Obama de intentar "politizar" el asunto de la reforma financiera, y pidió que los senadores elaboren una nueva iniciativa.

En el mismo programa, el senador demócrata Mark Warner dijo que McConnell y el resto de los republicanos deberían presentar alternativas específicas en vez de lanzar críticas generalizadas.

En general, los republicanos se quejan de que la iniciativa de Dodd, ya aprobada en el Comité de la Banca del Senado, dará pie a más rescates multimillonarios del sector bancario.

Esa crítica se deriva de una cláusula de la legislación que, de aprobarse sin cambios, dará al Gobierno federal la autoridad de desmantelar instituciones en precarias condiciones y que supongan una amenaza a todo el entramado financiero del país.

La legislación también crea una agencia de protección al consumidor y establece mecanismos para una mayor supervisión de los mercados de derivados.

Para ablandar a la oposición, fuentes del Ejecutivo han indicado que la Administración quiere que los demócratas eliminen la cláusula que establece un fondo privado de 50.000 millones de dólares que, financiado por las grandes instituciones financieras, que serviría para cubrir los gastos relacionados con la disolución de una empresa colapsada.

En el programa de la NBC, Geithner negó los argumentos republicanos, al insistir en que la iniciativa asegurará que los contribuyentes ya no tendrán que salir al rescate de las grandes instituciones debido a sus propios errores en el futuro. Los demócratas necesitarán un mínimo de 60 votos para bloquear cualquier medida obstruccionista de los detractores de la iniciativa.

Por otra parte, Geithner aseguró que la economía está creciendo a un ritmo mejor de lo previsto por el Gobierno, aunque reconoció que la tasa de desempleo, del 9,7 por ciento, todavía está alta.

La economía estadounidense "apenas está empezando a crear empleos de nuevo y eso continuará", manifestó Geithner, al indicar que el reto de EE UU y de las demás economías principales del mundo será precisamente "garantizar que el crecimiento sea más fuerte".

Geither no quiso comentar sobre la demanda de la Comisión del Mercado de Valores (SEC) contra el banco, Goldman Sachs, al acusarlo de fraude porque supuestamente ocultó información de un producto vinculado a las hipotecas de alto riesgo, cuyo auge sentó las bases de la crisis financiera.

No obstante, Geithner consideró que la mejor forma de fomentar la transparencia de las instituciones es a través de la creación de un "sistema más fuerte" que permita a los reguladores "actuar antes de la tormenta".