Por la ceniza expulsada

Un volcán en Islandia colapsa el tráfico aéreo en Europa

Cerrados los aeropuertos de nueve países a causa de una nube de cenizas sólidas.

Un volcán en Islandia logró ayer sembrar el caos en el tráfico aéreo europeo. Los Gobiernos de Reino Unido, Dinamarca, Bélgica, Países Bajos, Noruega, Suecia, Finlandia, Francia y Alemania se vieron obligados a cerrar su espacio aéreo al tráfico de aviones. Supuso la cancelación de más de 4.000 vuelos, una cuarta parte de los servicios totales. El tráfico podría alterarse al menos durante 48 horas.

La causa, la erupción el martes pasado en otra de las chimeneas del volcán Eyjafjälla, ubicado bajo un glaciar al sur de la isla, cuyas cenizas han alcanzado una altura de entre seis y 11 kilómetros y ha provocado la evacuación de al menos 800 personas. En España, al cierre de esta edición estos problemas habían ocasionado la cancelación de 497 vuelos.

La mayor parte de las operaciones se dirigían o procedían del Reino Unido, aunque también se han suspendidos vuelos con Francia, Alemania, Noruega, Suecia, Finlandia, Dinamarca, Holanda, Irlanda y Bélgica. Además, decenas de vuelos que tenían prevista su salida desde Nueva York y otras grandes ciudades de EE UU con destino a Europa han sido cancelados o desviados. La ceniza de un volcán supone un riesgo considerable para los vuelos porque contiene partículas de roca, cristal y arena que pueden afectar a las turbinas y llegar a parar los motores de las aeronaves.

El primer cierre del tráfico aéreo se produjo a primera hora de la mañana en el Reino Unido. El cierre estaba previsto, al menos, hasta las 7.00 de la mañana hora local de hoy. Posteriormente, en Irlanda, la autoridad aeroportuaria del país tomó una medida similar e indicó que el tráfico aéreo presentará restricciones hasta las 11.00 de la mañana hora peninsular española.

En el caso de Bélgica, su espacio aéreo quedó cerrado a las 16.30 y no se prevé su apertura hasta las 18.00 de hoy. Noruega también cerró su espacio aéreo hasta las 2.00 de la mañana. Idéntica medida se aplicó desde las 19.00 de la tarde en Holanda.

Cancelaciones

En Suecia, los aeropuertos de Malmö, Gotemburgo y Estocolmo-Arlanda se clausuraron, mientras que otros del noreste del país lo harán en las próximas horas. Y en Finlandia, también han cerrado numerosos aeropuertos, aunque el de la capital, Helsinki, continúa en funcionamiento con numerosas restricciones.

Por su parte, Francia verá cerrados 24 aeropuertos del norte del país. Orly y Charles de Gaulle, los aeropuertos principales de la capital, dejarán de funcionar entre las 23.00 de hoy y las 10.00 de mañana.

La erupción de este volcán supone un grave contratiempo para las aerolíneas europeas, justo en el momento en el que comenzaban a vislumbrar una cierta reactivación de su actividad gracias a la recuperación económica. Diversos expertos consultados ayer aseguraban que estos problemas supondrán que se esfume al menos dos días enteros de actividad para las compañías.

Incluso si hoy se restableciese la normalidad y los vuelos pudiesen operar sin contratiempos, las tripulaciones seguirán estando fuera de sus posiciones, lo que supondrá más cancelaciones. Por ejemplo, Ryanair se vio obligada ayer a cancelar cerca de 600 vuelos, a los que se unirán los cerca de 650 vuelos que la aerolínea prevé anular hoy.

Esta montaña podría suponer un quebradero de cabeza para las compañías aéreas durante un tiempo. Si la actividad del volcán se prolonga durante un año, tal y como sucedió la última vez, podría seguir habiendo restricciones intermitentes de los vuelos.

El Eyjafjälla entró en erupción el pasado 20 de marzo sin registrar actividad sísmica, tras 189 años inactivo. No es un fenómeno extraño en esta pequeña isla de 103.000 kilómetros cuadrados habitada por 306.694 personas, dado que Islandia cuenta con unos 200 volcanes. Desde 1963 ha habido 21 erupciones en la sísmica Islandia.

El pasado martes, sin embargo, la situación empeoró cuando entró en erupción una segunda chimenea creando un cráter de 300 metros de longitud, provocando la evacuación de 800 personas, según datos de Reuters.

El país ha declarado el estado de emergencia debido al riesgo de que la lava volcánica genere inundaciones y desprendimientos de bloques de hielo cuando entre en contacto con la fría temperatura del glaciar.

Nuevo mazazo para los aeropuertos de Ferrovial

Reino Unido ha sido uno de los países más afectados por la nube de ceniza procedente del volcán islandés, puesto que se operan diariamente hasta 5.000 vuelos en su territorio. Al cierre de esta edición, todos los aeropuertos británicos iban a mantener cerradas las puertas hasta las siete de la mañana de hoy por mandato de la autoridad aeroportuaria británica, la NATS (se barajaba ampliar la medida hasta las 13,00 horas). Entre los aeródromos clausurados se encuentran los seis propiedad de Ferrovial -a través de la filial BAA- en el país: Heathrow, Stansted, Southampton, Glasgow, Edimburgo y Aberdeen. La medida afectó en esos aeropuertos a unas 300.000 personas.

En su página web, BAA advirtió ayer a los pasajeros que "no se trasladen a los aeropuertos hasta que tengan noticias de sus aperturas". Al mismo tiempo recomendaba contactar con las aerolíneas para tratar posibles cambios de vuelos o devoluciones de importes.

Este contratiempo se suma a recientes huelgas del personal de British Airways, principal cliente del aeropuerto de Heathrow, que lastraron seriamente el tráfico de pasajeros el pasado marzo.

España cancela 497 vuelos con el norte de Europa

Cientos de pasajeros se han quedado atrapados en los principales aeropuertos españoles debido al cierre del tráfico aéreo en el norte de Europa, por la nube de cenizas procedente de una erupción volcánica en Islandia. Hasta las 19.30 horas, 497 vuelos habían sido cancelados, de los que 268 correspondían a salidas desde aeropuertos nacionales y 229 a llegadas, según datos proporcionados por AENA. Los principales problemas se están dando en las comunicaciones con el Reino Unido.

Las cancelaciones corresponden a los aeropuertos de Barcelona, Palma de Mallorca, Lanzarote, Málaga, Valencia, Alicante, Reus, Almería, Ibiza, Tenerife Sur, Murcia-San Javier, Federico García Lorca Granada-Jaén, Gerona-Costa Brava, Santander y Madrid Barajas.

AENA está informando de la situación por megafonía en los aeropuertos afectados y prevé que pueda durar, así que pide a las personas que tengan previsto volar en las próximas horas que contacten con su compañía aérea.

El Ecofin mantiene su agenda pese a los cierres

La reunión informal de los ministros de Finanzas de la UE (Ecofin), que tiene prevista su celebración este fin de semana en Madrid, mantiene toda su agenda planificada pese a los problemas aéreos generados por el volcán islandés.

Fuentes del Ministerio de Economía confirmaron ayer que, en principio, no hay cambios previstos. El presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, logró aterrizar en un vuelo desde Fráncfort a las 14:30 de la tarde de ayer, según pudo comprobar este periódico. El evento da comienzo hoy viernes con la reunión del Eurogrupo y las sesiones del Ecofin por la tarde.

El que si ha tenido que modificar sus planes ha sido el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, que tenía previsto reunirse en Murcia con el presidente regional, Ramón Luis Valcárcel y los regantes del trasvase Tajo-Segura. El encuentro ha sido cancelado al no poder volver Camps de Bruselas.

Los pasajeros no tienen derecho a compensación

La Comisión Europea (CE) recordó ayer los derechos que asisten a los pasajeros que sufran la cancelación de su vuelo por el cierre del espacio aéreo, pero admitió que "no tienen derecho" a compensaciones económicas.

"En una circunstancia excepcional como ésta, los pasajeros no tienen derecho a compensaciones económicas adicionales que les corresponderían por retrasos o cancelaciones que fueran responsabilidad de las aerolíneas", dijo el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Transportes, Siim Kallas.

Sin embargo, sí deben "recibir información" sobre sus derechos, tiempo de retraso o cancelación, así como asistencia mientras se alarga la situación. Además, los pasajeros podrán elegir entre ser recolocados en otros vuelos para llegar a su destino final o recibir el reembolso del billete.

Kallas consideró que el cierre del espacio aéreo es una decisión "apropiada" que las autoridades han tomado "muy rápidamente".

Eurocontrol estima que las cenizas tardarán 48 horas en disiparse

Las cenizas de una erupción volcánica son muy peligrosas para los aviones. El efecto abrasivo de las ascuas puede arañar y limar superficies aerodinámicas del fuselaje de la nave, vitales para el desempeño del avión e incluso, pueden provocar la parada de los motores de los aeroplanos. Estos componentes absorben rápidamente el agua de la atmósfera con lo que se provocan cortocircuitos y desconexiones en los elementos electrónicos de la aeronave. Además, los cristales de la cabina de control se ennegrecen y se pierde totalmente la visibilidad.

Como la nube se desplaza según los fenómenos meteorológicos habituales, es muy difícil predecir cuándo se disipará del todo y podrá reanudarse el tráfico aéreo de modo normal. Eurocontrol, la agencia que vela por la seguridad del tráfico aéreo europeo, afirmó que los cierres de espacios aéreos podrían mantenerse aún 48 horas.

El organismo indicó que la nube de cenizas mide más de 16 kilómetros y se espera que, a medida que se desplace hacia el sur, pierda intensidad. "Conforme se mueve hacia los Países Bajos y Bélgica, se disipará y perderá intensidad, como cualquier otro fenómeno meteorológico. Pero no sabemos cuándo", señaló a la BBC el técnico Brian Flynn, subjefe de operaciones en la unidad central de gestión de las corrientes de Eurocontrol.

Una de las preguntas obligadas es si no es posible esquivar la nube de cenizas y la respuesta de los expertos es que no. Las ascuas volcánicas son "invisibles a los radares meteorológicos de los aviones y, en muchos casos, no son visibles ni siquiera para los pilotos", según explicó a Reuters el experto en seguridad aérea Paul Hayer, de la consultora británica en aviación Ascend. "La primera alarma que se detecta en un olor a azufre y quizá un fuego de San Telmo, una luminiscencia verdosa causada por la electricidad estática", explicó.

Pese a lo llamativo de los efectos en el fuselaje y a lo gravemente que dañan al aparato estas columnas de humo, nunca se ha producido un accidente con víctimas mortales causado por estas cenizas volcánicas. Se han registrado docenas de incidentes menores. De hecho, el profesor del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Ramón Ortiz, explicó ayer a Europa Press que el tráfico aéreo se corta "unas 25 veces al año por cenizas volcánicas, en torno a Alaska o el Pacífico generalmente porque hay muchos volcanes activos".

Sin embargo, ha habido incidentes de gravedad en el que la supervivencia de los tripulantes fue un hecho casi milagroso y que se estudia en las escuelas de aviación. El 24 de junio de 1982, el capitán del un vuelo de British Airways desde Kuala Lumpur a Perth, explicó a sus 247 pasajeros con total tranquilidad que sus cuatro motores se habían parado. El capitán Eric Moody consiguió hacer planear el aparato durante 11.000 metros y, a unos 4.700 metros del suelo, cuando las máscaras de oxígeno habían saltado a causa de la pérdida de presión, consiguió poner en marcha el cuarto motor, al que siguieron los otros. Logró aterrizar en Yakarta.