Revisara el control de estabilidad

Toyota hará pruebas de seguridad a todos sus todoterrenos

Toyota Motor comunicó ayer que investigará la seguridad de todos sus todocaminos urbanos o SUV. La empresa realizó este anuncio después de suspender las ventas y la producción en todo el mundo del modelo de lujo Lexus GX460. Un portavoz de Toyota dijo a Efe que realizará pruebas en todos sus modelos, incluidos los populares RAV4 o el Land Cruiser, "para determinar si existe algún riesgo en el control de estabilidad", tal y como señaló la revista Consumer Reports del GX460.

Toyota ya paralizó las ventas del modelo en EE UU el pasado lunes. Además, ha extendido este parón a Oriente Medio, Reino Unido, Oceanía y Rusia, los otros mercados donde se vende el coche. El paso inusual es la decisión de parar la producción durante nueve días laborables, según señaló una portavoz de la compañía a Reuters. Esta misma fuente descartó precisar cuántos modelos dejarán de producir durante estos días.

Estos movimientos son otro golpe para Toyota, que ya tuvo que retirar del mercado para revisión unos 8,5 millones de vehículos, de ocho modelos diferentes, entre ellos el Camry, el más vendido en EE UU. Los expertos señalan que, si bien el Lexus retirado no supone una partida muy grande dentro de sus ventas, pone en tela de juicio su reputación en el segmento del lujo.