Petróleo

El Brent sube un 0,31% y cierra en 87,17 dólares

El precio del barril de Brent mantuvo hoy su escalada en el mercado de futuros de Londres, aunque a un nivel más lento que en pasadas jornadas, impulsado por la buenas noticias sobre el crecimiento económico en China, cerrando la jornada en 87,17 dólares, un 0,31% más que el miércoles.

El barril de petróleo del mar del Norte, de referencia en Europa, para entrega en mayo, se cotizó al alza en el Intercontinental Exchange Futures (ICE), donde acabó la jornada 27 centavos por encima de la sesión anterior, cuando cerró en 86,90.

El precio máximo negociado fue de 87,58 dólares, mientras que el mínimo llegó a los 86,10 dólares.

La subida del miércoles, cercana al 1,7 por ciento, fue la mayor de los últimos dos meses y contribuyó a acercar un poco más al barril de Brent al nivel de los 90 dólares, una barrera que no se alcanza desde principios del mes de octubre de 2008.

Las compras tuvieron que ver con el dato de que las reservas de petróleo en EEUU disminuyeron 2,2 millones de barriles la semana pasada y quedaran en 354 millones, según el departamento de Energía.

Pero las dudas sobre la solidez de la recuperación volvieron hoy con la noticia de que la producción industrial del primer consumidor de petróleo del mundo aumentó sólo un 0,1 por ciento en marzo después de un incremento del 0,2 por ciento en febrero.

Los datos facilitados por la Reserva Federal dejaron en mal lugar a los analistas, que habían pronosticado un incremento del 0,7%.

A eso se sumó la mala cifra semanal de nuevas solicitudes de subsidio de desempleo, que aumentó en 24.000, situándose en 484.000 la semana pasada, según informó el Departamento de Trabajo.

Por contra, el tirón llegó de China, donde el Producto Interior Bruto (PIB) aumentó el 11,9 por ciento en el primer trimestre del 2010 respecto al mismo período de 2009.

Este crecimiento fue 5,7 puntos superior al comprendido entre enero y marzo de 2009, cuando el país sufría las peores consecuencias de la crisis financiera mundial y registró su índice de crecimiento más bajo desde 1992, el 6,2 por ciento.

China está en camino, si no lo es ya, de ser el mayor consumidor de petróleo del mundo, aunque la fuerte tendencia de crecimiento también generó ciertas dudas, ante el riesgo de que la economía china se recaliente en exceso y dispare la inflación.

El Gobierno chino ha proyectado un crecimiento nacional del 8 por ciento para 2010 (el Banco Mundial por su parte prevé un 9,5 por ciento y el Banco de Desarrollo Asiático, un 9,6 por ciento), lo que a la vista de las cifras aportadas hoy parece fácil de lograr.