Estudio de Fidelity y TNS Sofres

Los españoles saben poco sobre inversión pero no buscan asesoramiento profesional

Un estudio de Fidelity y TNS Sofres, realizado en 11 países europeos a 9.000 inversores, revela que a los europeos les gustaría contar con un consejo financiero más personalizado.

Según el estudio realizado por Fidelity International y TNS Sofres, la crisis que están sufriendo los países europeos ha hecho mella en la confianza que los inversores y ahorradores tenían depositada en sus bancos y en sus asesores financieros. El estudio valora las respuestas de 9.000 encuestados en 11 países europeos con el objetivo de comprender cómo los europeos han afrontado la crisis y cuáles son sus percepciones y expectativas con respecto al sector financiero.

Una de las primeras conclusiones que se extraen del estudio es la falta de conocimiento de los productos financieros y su funcionamiento en general. Uno de cada cinco europeos no entiende la jerga financiera cuando compra un producto financiero, porcentaje extrapolable al caso español. En el caso de España, además, el 34% de los inversores admite que la 'letra pequeña' de los productos de inversión y condiciones le resulta confusa. A pesar de esto, un 22% compra productos de inversión sin estar seguro de haberlos entendido, lo que puede suponer un comportamiento muy arriesgado en ciertos casos. Este caso se da más entre gente joven, ya que los inversores maduros prefieren no arriesgar a comprar un producto que no entienden.

Para suplir esta falta de comprensión de los productos financieros, los españoles confían más en el asesoramiento de conocidos y páginas web de proveedores que en los medios de comunicación o en asesores independientes. La reputación del proveedor también es un factor decisivo a la hora de decantarse por un producto y no otro, ya que es uno de los elementos más valorados por los ahorradores e inversores españoles.

La calidad de la información de los productos es uno de los condicionantes a la hora de inclinarse por un producto u otro en todos los países, pero un cuarto de los europeos considera que la información disponible es mediocre. Aún así, el 65% de los europeos toma decisiones independientes sobre sus inversiones sin consultar a ningún profesional.

"Consideramos que habría que dar prioridad a dos cuestiones: la primera es el acceso a la información y la presentación más simple de los productos, y la segunda es la reconfiguración y regulación del papel del asesor", señaló el director general de Fidelity para España, Portugal y Latinoamérica, Sebastián Velasco.

Esta desconfianza generalizada en el mundo de la inversión profesional queda reflejada también en los datos sobre asesoramiento. El 59% de los europeos cree que su asesor antepone intereses personales o corporativos a los intereses del cliente o que no le aconseja con total transparencia. Este porcentaje aumenta considerablemente en Francia (75%) y España (66%).