Espera que la solución se acuerde "entre todos"

Corbacho niega que haya propuesto "abaratar el despido"

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, aseguró hoy que la propuesta del documento presentado esta semana para la negociación de la reforma laboral no es abaratar el despido, sino "explorar vías para aligerar el coste de empresas sin reducir los derechos de los trabajadores", y aseguró que la decisión que finalmente se tome será la que se acuerde "entre todos".

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, en el Congreso
El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, en el Congreso

Asimismo, preguntado en los pasillo del Congreso por las valoraciones de patronal y sindicatos sobre las propuestas, Corbacho señaló que habrá que esperar a la Mesa del Diálogo Social y se mostró convencido de que cada una de las partes "pondrá de su parte" para aportar las "mejores propuestas posibles".

En este sentido, pidió que "no se introduzca confusión" sobre las intenciones del Gobierno de cara a la negociación al proponer seguir el ejemplo del conocido como 'modelo austriaco' a los agentes sociales y aseguró que está abierto a negociar. "La conclusión será la que finalmente todos acordemos", insistió.

"Vamos a trabajar" señaló el ministro, quien aseguró que todos los agentes sociales han manifestado de "una manera concreta" su postura con distintos "grados de acercamiento" a la propuesta, algo que considera comprensible al tratarse de un "primer texto", si bien celebró que "todo el mundo coincida en la clara voluntad de trabajar mediante el diálogo".

En respuesta a una interpelación del portavoz en materia laboral del PP, José Ignacio Echániz, durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, Corbacho admitió el "problema endémico" que para la economía supone el empleo y que la crisis "a nivel mundial" de los dos últimos años no ha creado.

Por este motivo, señaló que la negociación de la reforma debe servir para buscar una vía de "transición" del mercado laboral español para que crisis "como las que acaba de pasar" España no se "ceben tan directamente con el empleo".

Recordando el modelo alemán

"Habrá que reflexionar lo que ha ocurrido en otros países", señaló Corbacho, quien se refirió al 'modelo alemán' de ajuste de jornada, que ha evitado la pérdida de un millón de empleos en el país centroeuropeo, si bien "no se puede trasladar milimétricamente a España".

Asimismo, señaló que es necesario cambiar las dos "condiciones nefastas" de la economía española para el empleo, que la crisis ha puesto en evidencia: la elevada temporalidad, que ha provocado el 70% de los nuevos parados por la vía de la no renovación de contratos, y un modelo económico basado en el "corto plazo" y volátil empleabilidad del sector inmobiliario.

Corbacho, que hoy celebra su segundo aniversario al frente del Ministerio de Trabajo, reprochó al PP que adopten el "catastrofismo" como acción política "pero ni una sola propuesta" y, tras recalcar que en ningún caso los socialistas recortarán los derechos sociales, señaló que la situación del empleo presenta "tímidos síntomas de recuperación".

En este sentido, destacó la evolución de la afiliación de la Seguridad Social, que garantiza la solidez de sus cuentas. "Alégrese de que tengamos más afiliados que el 31 de diciembre de 2009", incidió el ministro, quien aseguró que el comportamiento en abril está siendo mejor que en los meses anteriores.

Por este motivo, pidió al PP que se sume a la "cultura" de la negociación que siguen patronal y sindicatos para poder discutir con el Ejecutivo las "posibles reformas" que sean necesarias para acometer el cambio de modelo económico y laboral y generar más empleo, "apostando por mantener las políticas sociales". "Hoy cumplo dos años, a ver si me da una alegría antes de que se cumplan los otros dos", señaló.

Hay 4,6 millones de parados, según el PP

Echániz, que felicitó a Corbacho por sus dos años de ministro, lamentó que los 4,62 millones de parados que hay en España -según sus cálculos- no puedan compartir este sentimiento ante el "poco trabajo" hecho por el Gobierno para remediar su situación, una "ineficacia" para la que se han apoyado en la "miopía de los sindicatos". El diputado 'popular' llegó a acusar al Ejecutivo de haber "subcontratado" a CC.OO. y UGT una política de empleo que ha disparado la cifra de paro, mientras los sindicatos "se dedican a hacer política y a atacar a la Justicia".

Así, a los 4,16 millones de parados registrados por la Encuesta de Población Activa se suman 260.000 no registrados por estas cursando programas de formación y otros 200.000 demandantes de empleo de carácter específico, hasta dar una cifra "brutal" de 4.643.218 personas, de las que más de 1,2 millones no reciben ningún tipo de prestación.

"Millones de españoles esperan algo más que las justificaciones bastante cómicas y a veces patéticas de su Gobierno, que lleva pronosticando una mejoría desde la primavera de 2009", señaló, el diputado del PP, quien señaló que el Ejecutivo ha dado una "lección de congruencia" con su última propuesta de reforma laboral que, a su juicio y pese a las explicaciones de Corbacho, sí supone abaratar el despido.