Participan 300 personas

Los trabajadores de Nissan protagonizan una marcha para impedir los despidos

Alrededor de 300 trabajadores de la planta de Nissan en Ávila han protagonizado hoy una marcha hasta la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León para pedir al Gobierno de Juan Vicente Herrera que impida que se produzcan despidos traumáticos en esta fábrica.

Bajo una pancarta con el lema 'Por un plan industrial que garantice el empleo', los trabajadores han recorrido el kilómetro que separa la fábrica de Nissan de la Delegación Territorial de la Junta con gritos de "así, así, ni un paso atrás, contra los despidos, huelga general" y "obreros en lucha por un plan industrial".

Durante el trayecto, varios de los manifestantes han quemado neumáticos en la calzada y cortado la salida de una avenida con dirección a Madrid.

También a la llegada a la sede de la Junta en Ávila se han producido lanzamientos de huevos contra la fachada del edificio oficial y posteriormente un numerosos grupo de los trabajadores ha entrado en esta sede con sus pancartas al grito de "si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra".

Posteriormente, los miembros del comité de empresa han presentado en el registro de la Delegación Territorial de la Junta un manifiesto en el que piden al Gobierno autonómico que "asegure que el destino de los fondos públicos en forma de ayudas a Nissan contenga el compromiso de no incluir despidos traumáticos y garantizar una plantilla mínima de 550 trabajadores".

La Dirección de Nissan ha planteado durante las negociaciones con los trabajadores y las administraciones la salida de 150 de los 640 trabajadores de la planta, 85 mediante prejubilaciones y las restantes con bajas voluntarias.

Los trabajadores exigen también en su manifiesto que los plazos y contenidos de las inversiones se formalicen en un periodo inferior al propuesto por la compañía.

En este sentido, el presidente del comité de empresa, Miguel Ángel Zurdo, ha señalado a los medios que "el lanzamiento del nuevo producto anunciado tiene que llegar como mínimo en 2014 y no 2015 como pretende la empresa".

También exigen a la autoridad competente que no apruebe el expediente de regulación de empleo de suspensión de contratos presentado por Nissan el pasado 31 de marzo pasado al entender que la solicitud de la empresa "tiene como objeto justificar la presentación de un nuevo ERE, en este caso de extinción de contratos".