Guerra del pasivo

Cuando el gancho para captar clientes es la tecnología

Las entidades financieras están inmersas en una nueva guerra por el pasivo y, en esta batalla, la tecnología se ha convertido en el cebo perfecto. Desde televisores, hasta videoconsolas o, incluso, un robot de cocina. Todo vale para lanzarse a la caza del cliente. La letra pequeña, sin embargo, hay que mirarla con lupa.

Algunas entidades financieras ofrecen suculentos regalos
Algunas entidades financieras ofrecen suculentos regalos

Cualquiera que tenga una ligera idea del deporte de la pesca sabe que para conseguir un buen ejemplar es absolutamente imprescindible escoger un buen cebo. En la batalla de los bancos para captar clientes, la clave es prácticamente la misma. Y los bancos son muy conscientes. Esta vez, y en medio de una nueva guerra del pasivo provocada por la inminente necesidad de liquidez, el gancho es la tecnología.

Y es que es complicado resistirse a algunos de los regalos que las entidades financieras ofrecen a sus potenciales clientes. Los hay para todos los gustos y necesidades. Unicaja, por ejemplo, regala un portátil Mini Compaq CQ10 a todos aquellos clientes que tengan domiciliada una nómina superior a 700 euros. Sin embargo, no hay que olvidar la contrapartida de estos obsequios. En este caso, es imprescindible la contratación de la conexión a Internet con Movistar con una permanencia de 24 meses, con un precio, eso sí, de unos 32 euros al mes, lo que supone un ahorro próximo al 30% en la cuota mensual sobre el precio de la Tarifa Plana Internet Plus.

Por su parte, Caixa Galicia ofrece una amplia gama de regalos a todos aquellos que lleven su nómina o pensión a la entidad y lo hagan, exclusivamente, por Internet. Entre ellos, se encuentra un DVD portátil con doble pantalla, un televisor de 15'' con TDT integrado, un micro portátil, el nuevo modelo de Play Station o una Nintendo DSi con un juego de Super Mario Bross. Cada uno de ellos exige, sin embargo, un importe mínimo determinado en la nómina o pensión, domiciliar por lo menos dos recibos y contratar y activar una tarjeta de crédito Mastercard Standard (que habrá que mantener, al menos, durante 36 meses).

La Cuenta Nómina Triplete es la ofensiva que ha lanzado Banco Pastor para competir en la caza del cliente. La entidad cambia la domiciliación de la nómina por un regalo a elegir (entre un televisor LCD de 19'' con TDT, un DVD grabador con disco duro y una cafetera Nespresso Delongui), y ofrece el 5% de devolución de los recibos de luz y gas y la desaparición de las comisiones. La letra pequeña, pese a lo suculenta que pueda parecer la oferta, también tiene su importancia. Además de llevar, por primera vez, una nómina de, al menos, 900 euros, hay que domiciliar cuatro recibos, dos de ellos de suministros, y contratar una tarjeta 4B y Visa.

Y algunas entidades van más allá. Caja Burgos se lleva la palma en cuanto a originalidad se refiere. La caja ha puesto en marcha su Depósito Cocina, una imposición a un plazo de 18 meses y un importe de 8.000 euros que remunera con el robot Super Gourmet en vez de en efectivo. El robot de cocina dispone de 10 programas diferentes y viene acompañado por un libro con más de 500 recetas.

Una oferta que va más allá

Pero el gancho para conquistar clientes no siempre es la tecnología. Los bancos ponen en el anzuelo muchos más cebos para atraer la preciada liquidez. Caja Madrid, por ejemplo, sortea mensualmente el doble del importe de la compra si el cliente efectúa el pago con una tarjeta de la entidad. En el sorteo, además, también se incluyen 30 televisores LCD de 32''. La letra pequeña, sin embargo, hay que tenerla en cuenta. Caja Madrid devolverá, como máximo, 300 euros.

Caixa Catalunya, por su parte, ha lanzado el Pack Anticrisis, en el que se engloba una ayuda directa a todos aquellos clientes que domicilien su nómina o pensión y los recibos básicos en la entidad. Como contrapartida, la caja regala una serie de cupones por un valor global de 30 euros al mes.