Insiste en que no es momento de subir el IVA

Las líneas ICO "sólo" salvan de la quiebra a una de cada tres pymes o autónomos, según ATA

El presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, denunció hoy que las líneas ICO lanzadas por el Gobierno para dotar de liquidez a los empresarios "sólo" salvan de la quiebra a una de cada tres pymes o autónomos, al tiempo que confió en que el decreto de Zurbano "no se quede en medidas de cara a la galería".

"Ante la tacañería de las entidades financieras, era necesario que el ICO asumiera el riesgo de los créditos. Con el decreto conoceremos si el Ejecutivo quiere resolver de verdad el problema de los autónomos", explicó Amor en desayuno informativo organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE).

En este sentido, el representante de ATA aseguró que más de 700.000 trabajadores por cuenta propia solicitaron acogerse a las líneas de financiación facilitadas por el ICO, mientras que sólo 60.000 de ellos lograron finalmente el crédito.

Asimismo, Amor reclamó adaptar el sistema fiscal a la evolución de la economía y lamentó que en tiempos de crisis se mantenga el pago por adelantado del IVA: "Estamos financiando a la administración pública en lugar de que ésta nos financie a nosotros".

El presidente de ATA insistió en que "no es momento" de subir el IVA, que pasará del 16% al 18% en el tipo general en julio. "Lo que toca ahora es bajar impuestos", clamó, para después criticar la "exigua" rebaja del 5% del IRPF de los autónomos, al interpretar que bien se "infratributaba" antes o bien se "sobretributa" ahora, ante la caída de la actividad económica. REFORMA LABORAL "SERIA".

En cuanto a la propuesta de reforma laboral, que previsiblemente el Gobierno presentará a los agentes sociales la próxima semana, Amor confió en que sea "seria" y deseó que se encamine "más a resolver problemas estructurales que coyunturales". "No creo que (la reforma laboral) solucione el elevado paro, aunque sí lo podría amortiguar", valoró.

Además, se decantó por establecer un nuevo contrato para jóvenes con una indemnización por despido progresiva en función de los años trabajados, si bien dejó claro que no debería suponer una rebaja del coste del despido "a largo plazo".

Al mismo tiempo, Amor abogó por "clarificar" las causas del despido objetivo o económico, que contempla una indemnización de 20 días, con el fin de acabar con el "miedo a contratar" e insuflar confianza a los empresarios.

Preguntado sobre el incremento del número de afiliaciones de trabajadores autónomos en marzo tras casi dos años perdiendo cotizantes a la Seguridad Social, el representante de los autónomos apeló a la prudencia y lo atribuyó al "efecto refugio" derivado de la crisis. "El paro, las dificultades a la contratación y la caída de la oferta del empleo público impulsan el autoempleo", explicó.

Por último, el presidente de ATA cifró en más de 770.000 los autónomos que se vieron abocados a cerrar sus negocios desde que arrancara la crisis a finales de 2008, y lanzó un mensaje a los bancos: "Los autónomos no hemos provocado la crisis pero sí que la estamos pagando".