Ha iniciado el proceso de liquidación de Solum

Mondragón renuncia al negocio en el sector fotovoltaico

Mondragón se repliega en el negocio de las energías renovables. El holding cooperativo ha iniciado el proceso de liquidación de Solum Photovoltaic Technology, la compañía participada por varias sociedades del grupo y que se iba a dedicar a la fabricación de paneles solares para la generación de energía solar fotovoltaica.

La situación del mercado ha modificado la estrategia de Corporación Mondragón en el negocio de las energías renovables, una de las apuestas de diversificación industrial del grupo cooperativo. La paralización de las inversiones de los promotores de huertos y plantas fotovoltaicas, junto con una regulación más restrictiva en materia de primas a este tipo de energía renovable, le ha obligado a abandonar una actividad que estaba a punto de arrancar y cuyo plan industrial estaba muy definido.

El cambio de criterio en esta línea de negocio ha supuesto poner en marcha la liquidación de Solum Photovoltaic Technology. En esta sociedad, que cuenta con un capital social de cinco millones de euros, participan Mondragón Inversiones y Mondragón Innovación, dos de las compañías del grupo que sirven de instrumento para canalizar sus inversiones. En Solum, también es accionista Fagor Electrodomésticos, una cooperativa que no atraviesa sus mejores momentos pero que está realizando una importante esfuerzo por la innovación en lo que se refiere a los bienes de consumo.

Frenar la actividad

La liquidación de Solum supone "abortar", según fuentes de Mondragón, un proyecto cuya actividad fabril no había empezado. "Inversiones a la baja y nuevas incertidumbres sobre el sector fotovoltaico en España, con una previsible reducción de las primas un 35% han aconsejado frenar esta actividad".

Las proyecciones del holding presidido por José María Aldekoa para este negocio, en cualquier caso, ya estaban reflejadas. En mayo de 2008, el grupo cooperativo anunció que Solum invertiría 13 millones de euros en el Parque Tecnológico de Miñano (Álava). En la parcela, de unos 16.000 metros cuadrados, tenía previsto instalar una planta de fabricación de paneles solares para la generación de energía solar fotovoltaica. El proyecto, ahora en liquidación, iba a generar 300 empleos. Solum, incluso, había cerrado un acuerdo para que el centro tecnológico Ideko-IK4 diseñará sus seguidores solares.

Búsqueda de nuevas actividades

La búsqueda de nuevas actividades es uno de los pilares en el ideario del principal grupo cooperativo español. Mondragón, con más de un centenar de sociedades bajo su paraguas, tiene intereses en el sector industrial, donde concentra buena parte del núcleo de sus actividades, el de distribución y el financiero y la educación. En los últimos tres años ha dado una vuelta de tuerca a su estrategia de diversificación, a la vez que ha realizado una decidida apuesta por la innovación a través de su Polo Garaia, un parque localizado en Mondragón (Guipúzcoa) y, que a través de las empresas que ya están instaladas y la que piensan ubicarse, dan visibilidad a su política tecnológica. Los retos tienen, algunas veces, desenlaces no deseados. En este caso ha sido su malograda incursión en el negocio de las energías renovables. El holding Mondragón tuvo en 2009 unas ventas de 13.874 millones, lo que supuso un descenso del 11% frente a 2008, con una plantilla de 85.322 personas, un 8% inferior.