Espera la recuperación del mercado en "tres meses"

El tráfico aéreo crece un 9,5% y se acerca a las cifras precrisis

El tráfico de pasajeros se incrementó el 9,5% en febrero en tasa interanual en todo el mundo, lo que deja a la industria aérea a las puertas de las cifras anteriores a la crisis. Según IATA, de continuar la evolución positiva, "en dos o tres meses" se recuperará la situación previa a la recesión.

El tráfico aéreo crece un 9,5% y se acerca a las cifras precrisis
El tráfico aéreo crece un 9,5% y se acerca a las cifras precrisis

Las cifras de febrero muestran un fortalecimiento de la demanda y dejan ver la luz al final del túnel, según la interpretación realizada por Giovanni Bisignani, consejero delegado de IATA, la patronal que agrupa a 230 aerolíneas de todo el mundo que representan el 93% del tráfico programado. El tráfico de pasajeros creció el 9,5% frente a febrero de 2009 -mes en que la demanda tocó fondo- y con una recuperación del 1,4% adicional se habrían alcanzado las cifras precrisis.

En el transporte de carga, que tocó suelo en diciembre de 2008, el crecimiento en febrero fue del 26,5% en tasa interanual. Una subida adicional del 3% le hubiera permitido alcanzar los niveles previos a la recesión, según los cálculos de IATA. Esta patronal sólo contempla en sus estadísticas los vuelos internacionales, excluyendo el tráfico doméstico de cada país.

"Vamos en la buena dirección. En dos o tres meses, la industria podría retornar a los niveles de tráfico previos a la crisis", explicó ayer Bisignani. "Esto todavía no es una recuperación completa. Queda por delante ajustar dos años de crecimiento perdidos", continuó.

La mejora del tráfico de pasajeros ha sido desigual en función del mercado. De todos ellos, las compañías europeas han sido las de menor crecimiento de la demanda -4,3%-, que IATA achaca a la evolución negativa de las economías de sus países y al incremento del desempleo en la zona. La industria europea redujo el 0,5% su capacidad en febrero frente al mismo mes de 2009, en comparación con un incremento medio en la industria mundial del 1,9%. Por contra, las aerolíneas que más han visto crecer la demanda de pasajeros han sido las de Oriente Medio, con un alza del 25,8% interanual.

El nivel de ocupación de las aerolíneas en febrero ha alcanzado el 79,3%, una cifra alta en un mes del año poco proclive a los viajes.

"Mientras las cifras se van incrementando, el año ha empezado con dos problemas", dijo Bisignani. "El primero es en Europa. Nosotros anticipamos que las aerolíneas europeas perderían 2.200 millones de dólares (1.639 millones de euros) este año. El escaso crecimiento de la demanda de pasajeros y mercancías confirma nuestras previsiones. Es decepcionante ver huelgas en compañías europeas cuando la frágil industria necesita centrarse en incrementar la eficiencia y reducir los costes", comentó el consejero delegado. Entre finales de 2009 y principios de 2010 se han convocado huelgas en tres de las principales aerolíneas del continente, como son Lufthansa (de pilotos), British Airways e Iberia (en ambos casos de tripulantes de cabina).

El segundo problema que ve la industria aérea es la escasez de los avances en las negociaciones entre Europa y Estados Unidos sobre los cielos abiertos, ya que considera que en las conversaciones de la semana pasada se ha perdido una oportunidad para dar una mayor libertad a las aerolíneas a la hora de acceder a los mercados de capitales.

La Unión Europea (UE) y Estados Unidos firmaron un primer acuerdo de cielos abiertos en 2007 tras cuatro años de ásperas negociaciones y comenzó a aplicarse en forma provisional en marzo de 2008. Su principal innovación fue permitir a las compañías europeas y norteamericanas despegar y aterrizar en cualquier aeropuerto de Europa y Estados Unidos, sin limitaciones en el número de vuelos que quieran operar las aerolíneas. La semana pasada se avanzó a una segunda fase del acuerdo, que permitirá a una empresa europea tomar el control mayoritario de una aerolínea norteamericana.

British asegura que la huelga de tripulantes de cabina "ha fallado"

El consejero delegado de British Airways, Willie Walsh, aseguró que el sindicato de tripulantes de cabina (TCP) Unite "ha fallado" en su intento de dejar en tierra a la aerolínea, que "está transportando a más de un 75% de sus pasajeros" después de que "más del 60% del personal se esté reincorporando a sus puestos". Ayer finalizó la huelga de cuatro días convocada por el sindicato Unite, que tiene 12.000 afiliados en la compañía.

El plan propuesto por British y rechazado por Unite incluía, según la aerolínea, una congelación salarial durante el primer año, seguida de tres años con subidas de hasta el 3% o el 4%, así como la incorporación de 184 nuevos tripulantes de cabina.