De "estable" a "negativa"

Fitch rebaja las perspectivas de los bancos portugueses BCP y BES

La agencia de calificación de riesgo Fitch rebajó hoy de "estable" a "negativa" las perspectivas del Banco Comercial Portugués (BCP), participado por el español Banco SabadellAtlantico, y del Banco Espírito Santo (BES).

Fitch comunicó también que mantuvo en negativo la perspectiva del Banco Portugués de Inversiones (BPI), participado por la española La Caixa, y del Santander Totta (estable), filial del banco Santander en Portugal.

La agencia financiera explica que el BES y el BPC, a los que mantuvo sus calificaciones de deuda, son "altamente susceptibles" a registrar una "respuesta adversa" de los mercados de capitales por las medidas del Gobierno luso para combatir el déficit.

Además, apunta que el BCP enfrenta el desafío de mejorar las contribuciones de sus principales operaciones internacionales.

La calificación del Santander Totta no fue alterada por la "probabilidad altamente elevada" de que tenga el respaldo de la matriz y, por lo tanto, un cambio en su perspectiva se deberá a una alteración en el Banco Santander, según Fitch.

BCP y BES son dos de las grandes entidades financieras portuguesas y en el último ejercicio tuvieron beneficios respectivos de 175 millones de euros, un 16,5% más que en 2008, y de 522 millones, un aumento del 29,8 por ciento.

"La calidad de activos de los mayores bancos portugueses debe verificar algún deterioro en 2010", porque las condiciones económicas apuntar a permanecer frágiles, alerta la agencia, que, no obstante, confía en que la situación pueda ser superada y los bancos lusos enfrenten "razonablemente bien" el presente curso.

Fitch anunció el pasado 24 de marzo la rebaja de la calificación de riesgo crediticio de Portugal de "AA" a "AA-" por elevado endeudamiento.

Entre otros motivos, la agencia justificó su calificación en que esperaba que el déficit presupuestario portugués se situase en 2009 en el 6,5% del producto interior bruto (PIB) y no en el 9,4 por ciento.