Por dos años

El Gobierno prorroga la moratoria para evitar disolución de empresas en pérdidas

El Gobierno acordó hoy prorrogar por dos años la moratoria que dio en 2008 para evitar que incurrieran en causa de disolución las sociedades que tuvieran pérdidas, una medida que ha permitido "amortiguar el impacto de la crisis en muchas empresas que, de otra manera, se habría visto gravemente afectadas".

La prórroga, reclamada por sectores como el de la construcción y la promoción de viviendas, estaba contemplada en el documento que el Gobierno trasladó a los partidos políticos en el marco del pacto anticrisis (el llamado Pacto de Zurbano).

El Consejo de Ministros argumenta que "la situación de la actividad económica internacional y de las pérdidas por deterioro en determinadas empresas motivan la ampliación por dos nuevos ejercicios sociales de la norma anterior sobre cómputo de pérdidas, únicamente para los casos de pérdidas por deterioro del inmovilizado material, de las inversiones inmobiliarias y de las existencias".

La Ley de Sociedades Anónimas establece -en varios artículos que permanecerán congelados- que incurrirán en causa de disolución aquellas empresas cuyas pérdidas dejen reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social.

En concreto, fija que las empresas estarán obligadas a reducir capital cuando las pérdidas "disminuyan su haber por debajo de las dos terceras partes de la cifra del capital y hubiere transcurrido un ejercicio social sin haberse recuperado el patrimonio".

El 12 de diciembre de 2008, el Gobierno acordó que "de manera excepcional, y sólo durante dos años", no se tendría en cuenta a efectos de las causas obligatorias de disolución la disminución del patrimonio neto de una empresa por la depreciación del inmovilizado material, de las inversiones en inmovilizado y de las existencias.