Richard Canny. Consejero delegado de Think

"El coche eléctrico necesita apoyo de los Gobiernos"

El progresivo auge de los coches eléctricos ha creado muchas expectativas en las empresas. Una de ellas es Think, una compañía creada en 1990 y que durante cuatro años fue propiedad de Ford. En 2006, un grupo de inversores noruegos se hizo con la compañía para aprovechar el creciente interés de los consumidores por esta alternativa. Richard Canny, su actual primer ejecutivo y antiguo directivo en Ford, se muestra seguro del éxito de los coches eléctricos.

¿Cuál es la previsión de ventas para 2010?

Normalmente no hacemos públicas las previsiones. Sin embargo, sí podemos decir que nuestra prioridad desde que reiniciamos la producción en nuestra alianza con el fabricante Valmet Automotive en diciembre de 2009, es satisfacer un mínimo de 2.400 coches eléctricos en 2010.

"Este negocio será rentable en un futuro próximo"

¿Cuál es la situación del coche eléctrico?

Think fue creada hace 19 años. Durante este periodo hemos vivido los inicios del mercado de los vehículos eléctricos. Ahora creemos que la industria globalmente está en un punto de inflexión, lista para el inicio de la producción masiva de coches 100% eléctricos. Esperamos un aumento significativo de las ventas en los próximos meses y años.

¿Cómo espera que evolucione el mercado de los vehículos eléctricos en Europa y en España?

Esperamos un crecimiento significativo en la demanda. De hecho, ya estamos empezando a verla para coches totalmente eléctricos. Uno sólo tiene que mirar a su alrededor en el mercado para percibir el alto interés que genera el vehículo eléctrico. Todas las grandes compañías están realizando inversiones muy relevantes para el desarrollo de modelos eléctricos, el salón de Detroit, el centro espiritual de los coches de combustión, fue eclipsado por la presentación de los nuevos prototipos.

¿Cuáles son las principales barreras?

El mercado se está desarrollando a un ritmo adecuado. Por ello, las barreras tradicionales están siendo superadas. Sin embargo, las políticas gubernamentales necesitan apoyar esta industria, aportando incentivos económicos y concesiones a nivel local en las ciudades.

El coste es una cuestión crítica en el mercado de los vehículos eléctricos, principalmente debido a la tecnología de las baterías. Creemos que con el desarrollo del mercado y el incremento de los volúmenes los precios bajarán. Sin embargo, para generar dichos volúmenes es necesario que los Gobiernos, autoridades locales y empresas den el soporte adecuado.

¿Hay el compromiso suficiente por parte de los Gobiernos europeos?

Muchos países y ciudades están lanzando programas para la promoción del coche eléctrico, pero en algunos países sigue siendo necesaria una mayor difusión.

¿Es el coche eléctrico un negocio rentable?

Estamos seguros que lo será en un futuro próximo según se vayan superando las barreras ya citadas.