El Consejo de Ministros del martes se retrasa al 9 de abril

El Gobierno retrasa la aprobación de las medidas contra la crisis por la falta de acuerdo con la oposición

El Gobierno ha retrasado el Consejo de Ministros en el que se iban a aprobar las medidas contra la crisis acordadas con los partidos de la oposición. El Consejo de Ministros, que estaba previsto para el próximo 30 de marzo, se retrasará al 9 de abril porque CiU, Coalición Canaria y otras fuerzas políticas han pedido más tiempo para estudiar el documento del Ejecutivo.

La reunión del Consejo de Ministros del próximo martes tenía previsto aprobar en un decreto ley buena parte de las medidas del pacto anticrisis, incluidas en un documento que el Ejecutivo envió a los partidos políticos.

El Gobierno ha decidido aplazar la reunión del Gabinete prevista para el 30 de marzo, después de que la mayoría de las formaciones políticas hayan mostrado su rechazo a firmar el próximo lunes en la comisión del Palacio de Zurbano el documento presentado por el Ejecutivo.

Mientras PP, PNV, UPyD, BNG, CC e IU manifestaron este viernes su rechazo al acuerdo anticrisis, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, señaló que aunque no suscribirá el documento en los términos en que está redactado, no tendrían ningún problema en negociar si el Gobierno aceptaba sus alegaciones.

También, el portavoz parlamentario de ERC, Joan Ridao, trasladó su "decepción" por el documento a la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, aunque sin cerrar la puerta a un eventual acuerdo a lo largo del fin de semana.

El Gobierno creó la Comisión Zurbano, formada por la vicepresidenta económica, Elena Salgado, y los ministros de Fomento y de Industria, José Blanco y Miguel Sebastián, con el objetivo de buscar grandes acuerdos económicos para superar la crisis y lanzar un mensaje de confianza a los ciudadanos.

La Comisión empezó a trabajar a finales del mes de febrero con una reunión multilateral a la que acudieron todas las formaciones políticas y a la que sucedieron numerosas reuniones bilaterales y de carácter más técnico en busca de posibles puntos de acuerdo entre los diferentes partidos.

La 'troika' ministerial creada por el Gobierno fue aplaudida por muchos partidos, aunque recibió también duras críticas del principal partido de la oposición y de algún otro grupo como el PNV, que llegó incluso a pedir el cierre de Zurbano y la vuelta a las negociaciones en el Congreso.

Tras un mes y medio de encuentros y cruce de propuestas, el Gobierno elaboró finalmente un documento con un total de 54 iniciativas que envió a los partidos el pasado jueves, que incluían las medidas que iban a formar parte del decreto que estaba previsto aprobar el martes.

Antes de dar luz verde al decreto, el Gobierno pretendía convocar a los partidos este próximo lunes para firmar un gran acuerdo y escenificar así los frutos de las negociaciones de Zurbano, aunque casi todas las formaciones mostraron su rechazo a una foto global.

De hecho, sólo el diputado de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Carlos Salvador, se mostró dispuesto a acudir el lunes al acto formal de firma que pretende organizar el Ejecutivo, puesto que el PP, Izquierda Unida, el BNG, Coalición Canaria (CC) y Unión, Progreso y Democracia (UPyD) ya anunciaron su ausencia, mientras que Esquerra Republicana y Nafarroa Bai veían poco probable su presencia en el acto.

El PP, el más crítico

El Gobierno ha insistido en que el documento no admite ningún tipo de cambio, aunque sí alguna observación de los grupos, que este fin de semana han enviado sus últimas propuestas al Ejecutivo.

El más crítico de todos ha sido Mariano Rajoy, que ayer viernes dijo que considera la foto "inútil" y aseguró que, con ella, el Gobierno sólo pretende buscar una "coartada" a su fracaso económico.