Lealtad, 1

La deuda, ¿también en dólares?

En estos días convulsos, de crisis griegas y puesta en entredicho de la solvencia de los países de la Europa periférica, cada colocación de deuda que hace el Tesoro español es un auténtico examen. De momento, la evaluación continua se está desarrollando con notable, dado que las colocaciones se están realizando sin problemas, con sobre demanda y tipos cada vez más bajos.

Después de las tensiones vividas en el mes de febrero a cuenta de los problemas de Grecia, el mercado de deuda parece que se va normalizando y las primas de riesgo han descendido a niveles más razonables. El diferencial del bono español a 10 años frente al bund alemán ronda en estos momentos los 76 puntos básicos, a medio camino entre los 100 puntos que alcanzó en febrero y los 45 del mes de agosto del año pasado.

Mientras, el Tesoro sigue adelante con sus planes de emisiones para este año, que se van repartiendo entre las subastas programadas y las colocaciones sindicadas, las cuales, por cierto, están haciendo las delicias de la banca de inversión por los ingresos que suponen en comisiones.

Esta semana, la directora general del Tesoro, Soledad Núñez, ha comentado que se está estudiando la posibilidad de realizar una emisión, pequeña, en dólares. Las emisiones en divisas tienen la ventaja de que diversifican la fuente de financiación del Estado y permiten acceder a nuevos inversores. Actualmente, la deuda en circulación en divisas no euro equivale a un 1% del total. Los tenedores de deuda española procedentes del continente americano no superan el 2% de los inversores no residentes. Así que puede ser interesante aprovechar esta vía de diversificación.

Siempre, claro está, que no se abuse de ella, porque si hay algo volátil e impredecible en el mundo financiero es el mercado de divisas. Y según están las cosas tanto en EE UU como en Europa, muy pocos se atreven a aventurar cuál será el tipo de cambio euro/dólar de aquí a un año. mrodriguez@cincodias.es