En un ránking de 27 ciudades europeas

Madrid y Barcelona, a la cola de las preferencias de los inversores inmobiliarios

Las ciudades de Barcelona y Madrid se encuentran, junto con Dublín, en la cola de las preferencias de los inversores en todos los sectores, según el informe "Tendencias del Mercado Inmobiliario en Europa, realizado por la firma PriceWaterhouseCoopers y el Urban Land Institute.

De 27 ciudades europeas, en rendimiento de patrimonio en cartera, Madrid es la ciudad 25, Barcelona la 26 y Dublín, la 27; mientras que en el aspecto de rendimiento en nuevas inversiones, la capital irlandesa ondea el farolillo rojo; Madrid se coloca en el 24 y Barcelona tiene que contentarse con el 25.

Por su parte, en perspectivas de desarrollo y promoción, que determina cuál será la inversión futura en el inmobiliario, Madrid es la última ciudad, la número 27; mientras que la capital catalana se coloca en el 25, también dentro del furgón de cola. En cambio, en los primeros puestos, las ciudades alemanas de Múnich y Hamburgo se colocan como favoritas de los inversores y promotores inmobiliarios.

En opinión del subdirector general del Banco Sabadell, Cirus Andreu, a pesar de los resultados de la encuesta la inversión en oficinas "ha recuperado su atractivo, y se puede esperar rentabilidad en productos en la ''zona prime'' del 6%".

"La encuesta señala lo que está pasando, pero para adelantarse a lo que va a pasar hay que invertir en donde no se han colocado todavía los inversores", ha señalado la directora corporativa de Colonial, Cristina Ganyet.

"El ajuste parece que se ha producido en el sector inmobiliario", ha señalado Guillermo Massó, socio de PriceWaterhouseCoopers que ha participado en la elaboración del informe y que ha destacado que "después de este ajuste hay capital disponible que estaba esperando a saber dónde estaba el suelo".

"Los fondos alemanes van a volver a invertir, mientras que los inversores institucionales se van a mantener a la espera", según ha detallado Massó.

El estudio se basa en entrevistas a 645 personas profesionales del sector inmobiliario de toda Europa, y muestra que si bien se ha tocado suelo, las perspectivas para España son negativa.

Un tiempo fuera de juego

Para el 2010 el lema ha sido "hemos tocado fondo", desde un punto de vista general europeo, pero en el caso de Madrid y Barcelona se augura que "harán su reaparición", pero no se señala cuándo y en cambio se advierte que "las ciudades españolas estarán tiempo fuera de juego".

Así, para Madrid, las perspectivas para el patrimonio de cartera y para nuevas inversiones se califican en Madrid como "bastante flojas" y directamente de "flojas" en promoción y desarrollo. Barcelona sólo supera, levemente a la capital española, en nuevos desarrollos.

El sistema debe un billón de euros, pero no se esperan ventas forzosas, "por lo que mostramos un optimismo prudente", ha apuntado hoy Guillermo Massó, quien ha apuntado que la situación financiera mejorará.