Frente a los 459 millones de 2008

Mediaset redujo en 2009 su ganancia hasta los 272,4 millones de euros

El grupo audiovisual italiano Mediaset, propiedad del primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, y que controla la cadena de televisión española Telecinco, registró en 2009 un beneficio neto de 272,4 millones de euros, frente a los 459 millones de 2008.

Según informó hoy el grupo en una nota de prensa, Mediaset, quien propondrá a sus accionistas un dividendo de 22 céntimos de euro por acción, vio además cómo sus ingresos caían un 7,5 por ciento el año pasado, al pasar de los 4.199,5 millones de euros de 2008 a los 3.882,9 millones de euros de 2009.

Esta caída en los ingresos se debe, según el grupo italiano, a la "fuerte contracción de los ingresos generados en España por la controlada Telecinco, mientras que los generados por las actividades en Italia han sido ligeramente superiores (+0,3%) que en 2008".

La rentabilidad operativa de Mediaset en 2009 fue de un 15,5 por ciento, frente al 23,4 por ciento de 2008, y el resultado neto de explotación (EBIT) fue de 601,5 millones de euros el año pasado, frente a los 983,6 millones de euros de los doce meses anteriores.

La posición financiera neta del grupo a fecha de 31 de diciembre de 2009 era de -1.552 millones de euros, frente a los 1.371,7 millones de euros del mismo día de 2008.

"Los resultados del ejercicio 2009 se han resentido, sobre todo en España, de la profunda fase recesiva que ha afectado a la economía mundial. Un fenómeno que ha determinado una sensible contracción de las inversiones publicitarias en los dos mercados geográficos de referencia" para el grupo, reza el comunicado de Mediaset.

En Italia, sin embargo, "el grupo ha contenido la pérdida de recaudación publicitaria respecto a sus competidores, aumentando la propia cuota de mercado", prosigue.

En 2010, el grupo de Berlusconi prevé una recuperación en sus ingresos, en base a los "resultados decididamente positivos" de la recaudación de publicidad en los primeros dos meses del año, ya sea en España o en Italia.

"En particular, en España, Telecinco, que en 2009 se ha resentido por la marcada ralentización económica y por una dinámica competitiva extremadamente comprometida, en el 2010 podrá operar en condiciones más favorables", reza la nota de Mediaset.

Ese optimismo de cara a Telecinco se basa en dos puntos fundamentales: la salida del ente Radio Televisión Española (RTVE) del mercado publicitario en España y la concentración del sector audiovisual en virtud del acuerdo de fusión con otra cadena española privada, Cuatro.