Reduce un 22% las inversiones españolas

Enel acelera la salida a Bolsa del holding que incluye las renovables de Endesa

Enel ha vuelto a anunciar un recorte de sus inversiones para adaptarlas a la crisis de la demanda: 10.500 millones hasta 2014, frente a los 13.500 planteados el año pasado. El recorte afectará a la generación, pero no a las redes. El grupo anunció que segrega las renovables de Endesa y se integran en su holding EGP, que cotizará este año.

Enel acelera la salida a Bolsa del holding que incluye las renovables de Endesa
Enel acelera la salida a Bolsa del holding que incluye las renovables de Endesa

El grupo energético italiano Enel anunció ayer una revisión del plan estratégico quinquenal de Endesa, que supone un nuevo recorte sobre el que ya aplicó el año pasado tras hacerse con el control exclusivo de la eléctrica española, en la que tiene un 92%.

Según los datos presentados ayer en Londres, Endesa invertirá 10.500 millones de euros entre 2010 y 2014, lo que supone un descenso del 22% (de un 18% en el caso de España) respecto a los 13.500 millones de 2009 y menos de la mitad de los 24.400 millones anunciados al mercado en 2008, cuando Enel compartía la gestión de Endesa con Acciona. Este adelgazamiento se justifica, según el consejero delegado de Enel, Fulvio Conti, por la fuerte caída de la demanda, entre el 4% y el 6%, y en la necesidad de adaptar las inversiones a la crisis económica y "a la situación particular de España". Se trata, coincidieron Conti y el presidente de Endesa, Borja Prado, de lanzar al mercado una señal "realista" y "cautelosa" acorde con el consumo y la crisis financiera.

Así, serán los proyectos de generación los más afectados por el recorte, del que quedan excluidas las centrales de ciclo combinado de Besòs y la portuguesa de Texo, que están ya proyectadas. Por contra, según Enel, el descenso de las inversiones no afectará a la mejora de la calidad del suministro y al mantenimiento de las redes de distribución, pues un 65% de las mismas se destinarán a negocio regulado y el 35% restante a crecimiento orgánico.

El grupo italiano ganó 5.400 millones en 2009, un 1,9% más

ENDESA 23,23 -3,21%

Pese a la rebaja, Enel prevé lograr un Ebitda de 7.400 millones en 2014, frente a los 6.600 millones de 2011, gracias a los planes de eficiencia en distribución y de disponibilidad de las centrales nucleares. Las sinergias que Enel espera obtener con Endesa, cuyo proceso de filialización es ya evidente, se calculan en 1.000 millones de euros en 2014.

Como parte del plan estratégico, Enel anunció oficialmente al mercado el traspaso de los activos de energías renovables de Endesa a su sociedad Enel Green Power (EGP). La operación supondrá integrar Ecyr (filial de renovables de Endesa) con la participación que Enel tiene en otra sociedad española del sector, Eufer, que comparte al 50% con Gas Natural. En Ecyr, EGP tendrá el 60% y el 40% restante será de Endesa. La operación se traducirá en la compra por EGP del 30% de Ecyr por 326 millones y en una ampliación de capital que desembolsará el grupo italiano aportando en especie su 50% de Eufer y en dinero otros 534 millones. La compañía tendrá una cartera de 1.400 MW.

Fulvio Conti aseguró que en abril se iniciarán los tramites administrativos para la salida a Bolsa del holding de renovables (quizás un 30%) y, si la situación del mercado lo permite, se ejecutaría en junio o en septiembre. El objetivo es hacer al mismo tiempo una colocación privada entre algún fondo soberano. EGP cotizaría en los mercados de Madrid y Milán.

La española supone el 37% del Ebitda de su matriz

Enel obtuvo en 2009 un beneficio bruto de explotación de 16.044 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 12% respecto a 2008. La integración casi total de Endesa el año pasado, en que la italiana compró el 25% que tenía Acciona, ha contribuido sobremanera a este resultado (más de un 37%), ya que el Ebitda de Endesa alcanzó casi los 6.000 millones de euros, que incluye la península Ibérica y América Latina.

El grupo público italiano tuvo unos ingresos de 64.035 millones, un 4,7% más, y su beneficio neto se situó en 5.400 millones, un 1,9% superior al del ejercicio anterior.