Portugal e Irlanda rebajaron el tributo

Ocho países de la UE afrontan la crisis con subidas del IVA

España es uno de los ocho países de la UE que han optado en el último año por subir el IVA para sanear las finanzas públicas. En este grupo aparecen Estados como el Reino Unido, que tras reducir el impuesto en 2009 ha vuelto a incrementarlo este año.

Cuando estalló la crisis en 2008, los Estados de la Unión Europea (UE) destinaron muchos recursos públicos en atenuar el golpe económico. Una vez pasado el epicentro de la tormenta, las cuentas públicas de la mayoría de países de la UE presentan el mismo problema: un alarmante déficit público.

Ante esta situación, ocho Estados de la Unión Europea optaron en el último año por incrementar el IVA. El último en hacerlo será España, cuyo tipo general pasará del 16% al 18% a partir del primero de julio. Antes que el Gobierno español -la República Checa, Estonia, Grecia, Letonia, Lituania, Hungría y el Reino Unido- ya subieron el mayor impuesto indirecto.

Así, con la excepción de España, Grecia y Reino Unido, el resto de países que han optado por elevar el tributo forman parte de la Europa del Este. En cualquier caso, la mayor parte de ellos adolecen de un déficit desorbitado y muy lejos del 3% que establece como máximo el Pacto de Estabilidad. La peor situación la atraviesa Grecia, cuyos números rojos ascienden al 12,7% del PIB mientras que la deuda pública supera el 110% de la economía helena. Unas cifras que llevaron al Gobierno del socialista George Papandreu a elevar el IVA del 19% al 21%. La medida, anunciada a principios de marzo, entró en vigor el pasado lunes.

El caso del Reino Unido es singular. En mitad de la crisis económica anunció una rebaja temporal del IVA desde el 1 de diciembre de 2008 hasta el 31 del mismo mes de 2009. Así, el tipo bajó del 17,5% al 15% para regresar a principios de este año otra vez al 17,5%. La medida perseguía alentar el consumo, aunque ello no evitó que el PIB cayera un 5% en 2009. A la par, la recaudación por IVA descendió un 14%, contribuyendo a elevar el déficit hasta el 12,1% del PIB. El caso del Reino Unido, y también el español, ilustra el problema que supone rebajar impuestos en un momento de crisis. El Ejecutivo británico optó por recortar el IVA mientras que el Gobierno español aprobó la rebaja de 400 euros en el IRPF. Sin embargo, la incertidumbre llevó a los ciudadanos de ambos países a optar por el ahorro en lugar de utilizar la mayor renta disponible en consumir. Así, además de no revitalizar la economía, ambas medidas elevaron aún más el déficit público, que en España cerró 2009 en un nivel nunca visto del 11,4% del PIB. Aunque es cierto que la deuda pública se sitúa por debajo de la media (55,2% del PIB en 2009).

A contracorriente

De los Estados que han optado por elevar el IVA, España es el país con un tipo más bajo. Y, tras la subida, aún mantendrá uno de los gravámenes más reducidos de la UE. Los países del Este, en cambio, se caracterizan por aplicar un IVA por encima de la media y por haber sufrido caídas del PIB superiores al promedio europeo. Hungría es el país que más ha subido el impuesto, cinco puntos hasta alcanzar el 25%, el tipo más alto de los Veintisiete.

Portugal e Irlanda siguieron el camino inverso. Lisboa decidió rebajar en julio de 2008 el IVA del 21% al 20%. El caso de Irlanda resulta más singular. En diciembre de 2008 optó por subir medio punto el IVA, hasta el 21,5% y, a partir de este año, volvió a situarlo en su nivel inicial del 20%.

Cómo bajar los impuestos sin tocar el tipo general

Se puede reducir el impuesto sin necesidad de tocar el tipo general. Así lo hizo Francia, que en julio de 2009 decidió que los servicios de restaurantes y bares aplicaran el tipo reducido en lugar del general. Es decir, tomar un café en París lleva aparejado ahora un IVA del 5,5% en lugar del 19,6%. En España, los restaurantes ya aplican también el tipo reducido, que se sitúa en el 7% y que subirá hasta el 8% en julio.

Si bien el Gobierno no se plantea retirar o aplazar la subida del IVA prevista en julio, ha aceptado que algunos servicios relacionados con la rehabilitación de viviendas puedan aplicar el gravamen reducido en lugar del general.