Antes amigos, ahora rivales

Apple y Google, cualquier tiempo pasado fue mejor

Corría el año 2007 y Apple eclipsaba el panorama mundial de la telefonía móvil con el lanzamiento del primer iPhone. Bonito, de limpio diseño y mejor pantalla táctil sorprendió al mundo por entender el manejo de un móvil de la forma más natural que existe. Es inolvidable ver como los súbditos de Jobs lo aclamaban cuando enseñaba como Google Maps se movía, se alejaba y se acercaba casi por arte de magia con solo tocar la pantalla.

Eran tiempos en los de que Apple y los chicos de Google eran colegas, muy colegas. Ahora la vida ya no es de color de rosa. Las dos grandes empresas de la tecnología se han convertido en fieros dragones más propios de un videojuego de última generación que del tejido empresarial moderno. Todo empezó cuando Apple se enteró de que Google tenía pensado lanzar su propio teléfono móvil, aunque el tema ya estaba caliente desde la salida de Android.

El Nexus One ha sido como la máxima evidencia de que a Google sus negocios con Apple le importan más bien poco. Apple, por su parte, no se está parada y ha dejado entrever que está desarrollando sus propios mapas para el iPhone. No obstante el principal dolor de cabeza de la compañía de la manzana es otro: Android, una pequeña empresa comprada por Google en 2005 con sede en Palo Alto (California), se ha convertido en el sistema operativo de moda y al que todos los consultores y expertos dan como ganador de cara al futuro.

Si son 100.000 aplicaciones que hay disponibles para iPhone, 30.000 ya lo están para Android y el tema no para de crecer. Además, Android tiene el valor de -valga la redundancia- dar valor a móviles de marcas sin solera. Por si fuera poco, permite a los grandes rivales coreanos de Apple, como LG y Samsung, además de los japoneses de Sony Ericsson, crear potentes terminales con Android que atacan directamente a la línea de flotación de Apple. De cara al futuro la compañía de Steve Jobs ve como el gran gigante de Internet le come terreno en el móvil que es donde al final se va a librar la gran batalla en la Red. Una amistad imposible que gracias al móvil parece que se ha roto para siempre.

Más información en Movilzona.es .