Ha logrado 50 millones de euros de beneficio

Ono sacrifica ingresos y clientes para lograr sus primeros beneficios

La rentabilidad por encima del crecimiento. æpermil;sa ha sido la máxima de la operadora de cable Ono y lo ha conseguido al 100%. La compañía ha cerrado 2009 con los primeros beneficios anuales de su historia. Son 50 millones de euros, frente a pérdidas de 26 millones el ejercicio anterior.

Pero para lograr estas cifras, Ono ha reducido al máximo las palancas que le permiten crecer. Con una inversión más de un 40% inferior en el ejercicio y con los gastos recortados al máximo, la compañía ha pagado su rentabilidad con caídas de ingresos y del número de clientes. Así, la facturación se situó en 1.512 millones, un 5,6% menos que en 2008, en una bajada que se ha ido agravando a lo largo del año y que llega al 7,2% en el último trimestre.

Este descenso convierte la facturación en la única partida que ha estado por debajo de las previsiones anunciadas por Ono hace un año. A principios de 2009, la operadora prometió unos ingresos entre los 1.535 y los 1.570 millones para este año. No lo ha conseguido.

El Ebitda, en cambio, está por encima de la parte alta de la horquilla prevista, con 730 millones. Las inversiones también cumplen lo anunciado, mientras que el flujo de caja libre se sitúa en 95 millones y mejora con creces el mejor de los escenarios estimados.

El empeoramiento de la facturación es resultado de la reducción del gasto de los consumidores, pero también de la caída en el número de clientes. Ono cerró 2009 con 1,9 millones de clientes, casi un 1% menos que doce meses antes. Eso sí, hay una buena noticia y es que el número de abonados volvió a crecer en el cuarto trimestre y puede marcar un cambio de tendencia.

Caída en la facturación para 2010

Ono no es demasiado optimista para este ejercicio. En su plan de negocio para el año, la compañía da por hecho que sus resultados empeorarán en la mayoría de las variables.

Según las cifras comunicadas a analistas y acreedores, Ono prevé facturar en 2010 entre 1.450 y 1.500 millones, frente a los 1.512 de 2009. El Ebitda estará entre 700 y 720 millones (730 millones en 2009). El flujo de caja libre también será inferior, quizá porque la compañía volverá a invertir y prevé un alza en los desembolsos.