Aunque prefiere el apoyo de la UE

Papandreu no descarta acudir al FMI si no recibe ayuda

El primer ministro griego, George Papandreu, dijo hoy que preferiría que fuera la Unión Europea, y en particular los países de la eurozona, quien rescatara a Grecia en caso de problemas para refinanciar su deuda, pero no descartó acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI), si no recibe la asistencia comunitaria que reclama.

Tras reunirse con el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, Papandreu reiteró que "Grecia no ha pedido asistencia financiera a los miembros de la eurozona" sino únicamente "apoyo político", que ha recibido tanto del Ejecutivo comunitario como del Banco Central Europeo (BCE) y de los ministros de Economía de los 27.

Al mismo tiempo, resaltó que su Gobierno está teniendo que pedir prestado "a un tipo de interés excesivo, por encima del 6%, y ello crea un problema económico y también ético en un momento en que pedimos a la gente que se recorte los salarios y esto se pierde con los altos tipos de interés".

"Si vemos que tenemos que seguir pidiendo prestado a tipos de interés excesivamente altos no excluimos nada. Pero preferíamos una solución europea", dijo Papandreu al ser preguntado por si Grecia está dispuesta a acudir al FMI si no recibe ayuda europea.

"Hemos dejado todas las opciones abiertas, pero esperamos que la UE y en particular la eurozona pueda responder a esta posibilidad, que puede que no ocurra nunca, de que podamos necesitar asistencia financiera. Esperamos que la UE pueda responder a esto y esa sería la mejor opción", insistió, evitando fijar ningún plazo.

Por su parte, Barroso recordó que los países de la eurozona se han comprometido a rescatar a Grecia si es necesario y expresó su preferencia por una solución europea frente al FMI. En este sentido, recordó que la UE está preparando un mecanismo de asistencia financiera a Grecia cuyas modalidades técnicas fueron definidas esta semana por los ministros de Economía de los 27.

"La Comisión está lista. Tenemos preparados los instrumentos para el caso de que sean necesarios. Esperamos que los Estados miembros sean capaces de aprobarlos si hay una petición, cosa que de momento aún no ha ocurrido", insistió el presidente del Ejecutivo comunitario.

Al ser preguntado por la propuesta de la canciller alemana Angela Merkel de que se pueda obligar a un país a abandonar la eurozona si incumple los objetivos de déficit y deuda, Papandreu respondió que "existen cero posibilidades de que Grecia deje la eurozona".

El primer ministro griego se mostró dispuesto a discutir el endurecimiento de las reglas presupuestarias de la UE y la creación en el futuro de un Fondo Monetario Europeo pero dejó claro que se trata de cuestiones a largo plazo que no responden a las necesidades inmediatas de Atenas.