Afecta a las sociedades cotizadas

El PSOE congela la 'enmienda antiblindaje' hasta lograr un consenso con la oposición

El Gobierno se va a tomar su tiempo en su propósito de anular los límites a los derechos de voto que pueden establecer los estatutos de las sociedades cotizadas. La reunión de la comisión de Economía del Congreso donde se debatirá su enmienda será pospuesta hasta después de Semana Santa.

Mañana jueves se reunirá la ponencia para ordenar las enmiendas presentadas al proyecto de ley de Auditorías de Cuentas y el PSOE no incluirá entre ellas la que suprime los límites a los derechos de voto, según fuentes seguras. Los estatutos fijan un 10% máximo de derechos de voto a los accionistas, aunque su participación en el capital sea superior. Pero no hay consenso político para eliminar esta barrera y el Gobierno ha aceptado finalmente continuar negociando con los partidos de la oposición al constatar que, de momento, carece de mayoría para sacar adelante esta propuesta.

El PSOE no sólo va a renunciar mañana a incluir esta polémica enmienda, sino que va a apoyar también que la cita prevista por la comisión de Economía para el próximo día 24 se retrase hasta después de Semana Santa. El objetivo es ganar tiempo y negociar, sobre todo, con CiU y PNV. Los nacionalistas catalanes deshojan la margarita ante las numerosas presiones empresariales que están recibiendo, mientras que los nacionalistas vascos presentaron esta mañana una enmienda en la que propone mantener el límite a los derechos de voto, salvo que se lance una opa por el 75% de la compañía.

Los diputados del PNV Josu Erkoreka y Pedro Azpiazu presentaron esta mañana en el Congreso esta enmienda transaccional. En ella se hace ver que el Derecho comunitario no tiende hacia la proporcionalidad entre el capital y el voto en las sociedades cotizadas y que la aplicación de los postulados que defiende el PSOE sólo se dan en países como Alemania e Italia, a través de las reformas legislativas que introdujeron en la década de los noventa. "En el Derecho comparado de los países europeos de nuestro entorno la tendencia es justamente la contraria, hay dos directivas que permiten que los Estados miembros establezcan limitaciones al principio de proporcionalidad entre el capital y el voto", ha manifestado Josu Erkoreka.

El PNV maneja varios informes del Ministerio de Justicia en los que se hace ver también que este principio de proporcionalidad no constituye un "principio universal".

La enmienda del PNV, que establece la supresión de las limitaciones de voto sólo cuando se lance una opa por el 75% de la compañía afectada "sirve para proteger a los accionistas minoritarios" de aquellas sociedades donde "una minoría puede tomar decisiones que afectan al conjunto", ha argumentado Erkoreka. El PNV ha tomado como una de sus referencias la legislación francesa y de llevarse a la práctica su propuesta tendría que modificarse la ley del Mercado de Valores y la ley de Opas.

Hace unos días, el portavoz parlamentario del Grupo Socialista, José Antonio Alonso, mantuvo que la enmienda presentada por su partido "está justificada intelectual, conceptual y políticamente". En su opinión, garantiza "la tutela y la protección de los socios minoritarios".