Cuentas en paraísos fiscales europeos

Los españoles tienen al menos 12.500 millones en cuentas opacas

Los contribuyentes españoles mantienen cuentas en paraísos fiscales europeos por valor de, al menos, 12.500 millones de euros, un 1,2% del PIB, según se deriva de los datos del Tesoro. La directiva del ahorro obliga a países como Suiza, Andorra o Austria a aplicar una retención sobre los intereses que obtenga un no residente europeo. Y parte de la recaudación obtenida se envía a los Estados de origen de los contribuyentes.

Los datos del Tesoro, a los que ha tenido acceso CincoDías, muestran que, en 2009, España ingresó 55,9 millones gracias a la directiva del ahorro, que obliga a países como Suiza, Austria o Andorra, entre otros, a aplicar retenciones sobre los rendimientos bancarios que obtiene un no residente europeo en esos territorios. De esa cifra, se infiere que los españoles mantienen al menos 12.500 millones en paraísos fiscales europeos.

La directiva del ahorro, que entró en vigor en 2005, establece el intercambio automático de información cuando un no residente de un Estado miembro obtiene intereses bancarios en otro país comunitario. Sin embargo, Luxemburgo, Austria y Bélgica, lograron incluir un régimen especial que también vincula a países europeos que no forman parte de la UE como Suiza, Andorra, Liechtenstein, San Marino, Mónaco y territorios dependientes del Reino Unido como Jersey, Isla de Man o Guernesey. Así, cuando un español abre un depósito en un banco suizo o austriaco, tiene asegurado el anonimato. Sin embargo, el banco está obligado a aplicarle una retención -actualmente del 20%- sobre los rendimientos de ese ahorro. Y el 75% de la retención se envía al Tesoro español. Si estimamos que los españoles con cuentas secretas en países que aplican la directiva del ahorro obtuvieron una rentabilidad del 3% en 2009 -un supuesto muy conservador- se puede establecer que mantienen al menos 12.500 millones en paraísos fiscales europeos.

Una cifra que, en realidad, es mucho mayor, ya que la directiva del ahorro sólo se aplica a los depósitos de las personas físicas. Por lo tanto, es muy fácil sortearla, ya que no rige para fondos, seguros de vida y otros productos financieros más sofisticados. Además, la normativa no se aplica a las empresas y es muy común que un contribuyente utilice una compañía interpuesta para proteger su capital en un territorio off-shore, lejos de la mirada indiscreta de Hacienda. Los datos del Tesoro muestran que la mayor parte de los contribuyentes españoles con cuentas secretas optan por la banca suiza y andorrana. El 80% de los ingresos derivados de la directiva del ahorro proceden de estos dos países. Actualmente, el Gobierno español negocia con Suiza una revisión del convenio de doble imposición que firmaron con el Ejecutivo suizo en 1967 y que ya fue modificado en 2006. Con ello, Suiza, quiere evitar que la OCDE le cuelgue el cartel de paraíso fiscal. Con Andorra, España ya ha cerrado un acuerdo fiscal que entrará en vigor una vez que el Parlamento le dé el visto bueno. ¿Significa esto que Andorra y Suiza eliminarán el secreto bancario? Para nada. Ambos países mantendrán, por la cuenta que les trae, cerrados a cal y canto los archivos de sus bancos. Sin embargo, se comprometen a facilitar información a las autoridades españolas cuando existan indicios de delito y siempre que la Agencia Tributaria aporte pruebas convincentes.

Andorra y Suiza captan el 80% del ahorro ubicado en territorios 'off-shore' europeos

No es ilegal, pero sí sospechoso

Tener una cuenta bancaria secreta es totalmente legal. Un español que viva parte del año en Austria o Andorra es probable que quiera tener una cuenta allí. En ello, no hay ningún indicio de delito. Sin embargo, para las autoridades tributarias siempre resulta sospechoso que un contribuyente opte por ahorrar su dinero en un territorio off-shore. Los datos del Tesoro muestran que en Jersey, una pequeña isla del Canal de la Mancha y bajo soberanía británica, los españoles tienen más ahorros invertidos que en Austria y Bélgica juntos. Resulta extraño que un territorio más pequeño que Madrid o Barcelona, aglutine tanto capital.

Actualmente, Jersey negocia con el Gobierno la firma de un convenio de doble imposición. La crisis ha elevado la presión internacional, liderada por EE UU y Alemania, para acabar con los paraísos fiscales. Ello ha provocado una avalancha de peticiones de los territorios opacos para firmar acuerdos fiscales y, así, abandonar la lista de paraísos fiscales de la OCDE. Junto a Jersey, Hacienda negocia convenios tributarios con Islas Caimán, Isla de Man, Singapur, Hong Kong, Suiza y Luxemburgo. Este año ya han entrado en vigor los tratados fiscales con Antillas Holandesas y Aruba. Ambos territorios ya han desaparecido de la lista de paraísos fiscales de la legislación española, que incluye hasta 40 territorios. Los siguientes en abandonarla serán Andorra y Bahamas. En cualquier caso, una cosa es firmar un tratado y, otra muy distinta, cumplirlo. No será hasta 2011 cuando la OCDE inicie los trabajos para constatar que la multitud de convenios firmados en el último año no quedan en papel mojado.

La directiva del ahorro. Claves para entender la fiscalidad en la UE

¿Qué es la directiva del ahorro y cómo afecta a los contribuyentes españoles?

La normativa supone el intercambio de información sobre las cuentas que abren los europeos en otro país de la UE en el que no son residentes. Los beneficios que un español obtiene de una cuenta abierta en Francia tributan en España, cuyo gravamen es del 19% para los primeros 6.000 euros y del 21% para el resto.

¿La directiva se aplica igual a todos los países de la Unión Europea?

No. Austria, Luxemburgo y hasta enero también Bélgica, presionaron para incluir un régimen excepcional dentro de la directiva. Estos territorios, en lugar de intercambiar información, aplican una retención sobre los rendimientos del ahorro. El 75% de estos ingresos se envían al país de origen del contribuyente.

¿Cuál es la retención que aplican los países que no intercambian información?

La directiva estableció tres gravámenes desde su entrada en vigor. Del 15 de julio de 2005 hasta el 20 de junio de 2008, un tipo del 15%, del 20% durante los siguientes tres años y del 35% a partir de julio de 2011.

¿La directiva afecta a las empresas?

No, sólo a las personas físicas y a los rendimientos en forma de pago de intereses.

¿Por qué ahora la Comisión Europea quiere reformarla?

Ya desde su entrada en vigor quedó patente que la directiva contiene muchas limitaciones y resulta muy fácil de sortear.

¿Por qué la directiva afecta a países que no son miembros de la UE?

Austria, Luxemburgo y, en menor medida Bélgica, reclamaron que la legislación se aplicara también a países como Suiza o Liechtenstein para evitar la competencia desleal e impedir que su sistema financiero perdiera atractivo. Así, la UE tuvo que llegar a acuerdos también con países terceros, lo que aún ralentizó más el proceso.

¿Cuándo se aprobará la reforma de la fiscalidad del ahorro?

No se sabe. Cualquier modificación requiere de unanimidad y Austria y Luxemburgo son reacios a todo avance que ponga en riesgo su secreto bancario.