Pistas

Cuando el golf es la excusa

Jugar unos hoyos puede servir de acicate a los objetivos de la empresa

Podría resultar un tópico de tantos que existen sobre los círculos concéntricos del ámbito económico. Pero no. El golf es, inequívocamente, el deporte rey de los negocios. Desde hace ya décadas ha sido utilizado como un pretexto para establecer nuevos contactos y afianzar relaciones que, a la postre, acaben aportando rédito a la compañía. No resulta extraño, por tanto, que los ejecutivos continúen anotando en sus agendas los torneos de fin de semana.

Acudir a estas convocatorias es más útil para unas empresas que para otras. Así, las firmas de headhunting -que trabajan en la búsqueda y captación de los mejores profesionales para las compañías que necesitan cubrir alguna vacante directiva- recurren al golf como una actividad extra, pero muy productiva.

Neumann International acumula una trayectoria de 40 años de experiencia en este campo. Aunque no corresponde a sus cometidos principales, participar en ciertos campeonatos de golf o encuentros organizados alrededor de este deporte ayuda a sus socios a desarrollar ciertas cualidades propias. También contribuye a ganarse la confianza de sus clientes y a ahondar en la filosofía corporativa a la que han de proveer de talento.

"El golf mejora una serie de competencias muy útiles para la profesión de un headhunter como son la paciencia, la concentración, la estrategia, la precisión y la percepción del riesgo", dice Álvaro Arias, socio responsable de Neumann International. El directivo subraya, asimismo, que "el carácter social del golf se acentúa con la organización frecuente de torneos, que suelen culminar en eventos especialmente favorables para las relaciones personales y que los profesionales aprovechan para enriquecer su network".

Hace un par de años, un estudio de la Universidad Camilo José Cela y XoleuSSyo Investments aseguraba que las empresas cuyos directivos practicaban esta disciplina deportiva obtenían mejores rendimientos en Bolsa. Arias, no obstante, subraya lo que puede aportar en un área menos prosaica: "El golf permite conocer algunas habilidades de las personas: su grado de seguridad, su temperamento y estabilidad emocional, si se trata de alguien impetuoso o paciente, su capacidad de adaptación o aversión al riesgo y la capacidad para tomar las decisiones adecuadas a cada situación".

Un torneo al uso en Tenerife

Coincidiendo con el quinto aniversario de su apertura, el hotel Abama Golf & Spa Resort, en Tenerife, organizó el 12 y 13 de febrero pasados el 1st International Abama Pro-Am. En dicho torneo participaron profesionales y amateurs de diversos países. Entre ellos, Álvaro Arias y su compañero en Neumann International, Alberto Bocchieri, que hicieron equipo con el golfista Miguel Cuesta y el periodista Homero Herrero.

También asistieron a la cita otros nombres relevantes del panorama empresarial y financiero español, como Antonio Basagoiti o Rafael Cano, ambos altos directivos del Banco Santander, que además acabaron el fin de semana como campeones, junto con Isabel Moreno y el profesional Pedro Linhart. El trofeo les fue entregado en una cena de gala, en la que se sentaron a la mesa los 36 equipos participantes.

Este campo de golf fue diseñado por el ganador de la Rider Cup Dave Thomas y se eleva en la cara sur del volcán Teide, por lo que cuenta con un entorno excepcional. Varios eventos del European Tour, así como importantes torneos nacionales e internacionales, han tenido cabida en esta sede.