El endeudamiento suma 86.280 millones

El desplome de ingresos dispara un 25% la deuda de las regiones

Comunidades y ayuntamientos recurrieron el año pasado de forma masiva a endeudarse para cubrir sus necesidades de financiación ante el desplome de los ingresos. La deuda de las regiones se disparó un 25%, hasta los 86.280 millones, según el Banco de España, y casi triplica a la de los municipios, que creció un 9% en el último trimestre de 2009.

La recesión económica ha hecho mella en las cuentas de comunidades y ayuntamientos. El desplome de la construcción y la contracción de la actividad económica ha provocado un desplome sin precedente de los ingresos de municipios y regiones, que han tenido que recurrir de forma masiva al endeudamiento para cubrir sus necesidades de financiación.

Los ingresos de los municipios dependían en gran medida del sector de la construcción, que registró una caída superior al 10% en 2009. Y es que el impuesto de bienes inmuebles (IBI) y el ICIO (impuesto sobre construcción, instalaciones y obras) representaban casi un 20% de los ingresos municipales. En las autonomías, sus arcas se vieron seriamente mermadas por el descenso registrado en la recaudación por IVA, IRPF e impuestos especiales, de la que tienen cedida un 50% en los dos primeros casos y un 58% en el tercero con el nuevo modelo de financiación.

Por ello, optaron por el endeudamiento para compensar la caída de los ingresos. Especialmente apreciable fue el incremento registrado por las comunidades autónomas, cuya deuda creció un 25% hasta finalizar el año pasado en 86.280 millones, lo que supone el doble del nivel registrado en 2003.

Madrid rebajó 602 millones su deuda en un trimestre

Cataluña encabeza la clasificación

La comunidad más endeudada fue Cataluña, con 22.605 millones de euros, lo que representa más de una cuarta parte de la deuda regional. Sin embargo, el primer puesto en la clasificación que compara el volumen en relación al PIB es la Comunidad Valenciana, con un 14,1% del PIB, seguida por Baleares, con un 12,5%. Todas las regiones elevaron su nivel de endeudamiento y especialmente significativo fue el incremento experimentado por el País Vasco, cuya deuda se triplicó en tan sólo un año hasta alcanzar los 2.519 millones.

Esta tendencia provocó que la deuda regional, que tradicionalmente representaba el doble que la de los municipios, ya suponga casi el triple a finales de 2009. Y esa cifra podría seguir aumentando a tenor de las emisiones de deuda realizadas en los primeros meses de 2010 por la mayoría de comunidades autónomas. Una tendencia similar ocurrió en el caso de los ayuntamientos, cuyo nivel de endeudamiento se elevó un 9% hasta sumar 34.594 millones. El Ayuntamiento de Madrid, con un saldo negativo de 6.762 millones (el 20% del total de los municipios), sigue siendo el que peor resultado registra. De hecho, su nivel de endeudamiento supera al de 13 comunidades y duplica la suma acumulada por los otros cinco mayores consistorios de España (Barcelona, Málaga, Sevilla, Valencia y Zaragoza).

Sin embargo, durante el último trimestre del año pasado rompió la tendencia a incrementar el nivel de deuda, justamente al contrario que el resto de municipios que tuvieron que emitir más papel para cubrir sus necesidades. En el tercer trimestre de 2009, la deuda viva del ayuntamiento de Madrid se elevaba a 7.364 millones, por lo que logró un recorte de 602 millones en sólo tres meses, obligado a cumplir con los parámetros impuestos en su Plan Económico Financiero. Un recorte similar aplicó en el cuarto trimestre de 2007, cuando logró reducir su endeudamiento otros 300 millones.

El deterioro se extiende a las empresas públicas

Las empresas públicas también siguieron la tendencia al alza emprendida por comunidades y ayuntamientos a la hora de endeudarse. El saldo vivo de estas compañías durante el año pasado creció un 20% y se situó en 15.416 millones de euros.

De ellos, la mitad (7.261 millones) correspondieron a Cataluña, cuyo gasto se vio incrementado en 1.500 millones. En segundo lugar, figura la Comunidad Valenciana, con una deuda de 2.319 millones, lo que supone un incremento del 15% respecto a 2008. Esa tendencia al alza no se ha producido en todas las regiones, ya que hay cinco (Baleares, Canarias, Galicia, La Rioja o Murcia) en las que el endeudamiento de sus empresas públicas disminuyó.