Diferencias en el plan de ahorro

Sebastián confía en que haya acuerdo entre GM y la plantilla de Figueruelas

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, se mostró convencido ayer de que General Motors España (GME) y los trabajadores de la planta de Figueruelas alcanzarán un acuerdo en los próximos días. A la hora de cerrar esta edición, no había concluido la reunión convocada por el Gobierno de Aragón para propiciar la reanudación de las negociaciones.

En la mañana de ayer, los sindicatos celebraron varias reuniones para analizar la situación creada tras el rechazo, por parte de la empresa, de la propuesta de congelar los salarios durante 2009 y 2010 como contribución al plan de ahorro. GME rompió las negociaciones por considerar insuficiente esta contribución y la respuesta sindical fue inmediata. CC OO se mostró partidaria de convocar una huelga en la planta para la próxima semana, aunque esta propuesta debe ser avalada por el plenario del comité de empresa.

Por su parte, la Federación del Metal de UGT consideró "más que suficiente" la contribución de los trabajadores al plan de ahorro a través de la congelación de salarios bianual y el impacto derivado de los expedientes de regulación de empleo, estructural y temporal, que afectarán a 1.500 empleados.

En opinión de los sindicatos, la congelación salarial exigida por GME resulta excesiva y contradictoria con los propias expectativas de la empresa, que prevé entrar en beneficios en 2012. Figueruelas ha recibido también, en las últimas semanas, importantes pedidos, que han posibilitado la prolongación del turno de noche hasta mayo.

Las cuatro organizaciones partidarias de la negociación (UGT, CC OO, USO y el sindicato de cuadros Acumagne) ya habían advertido que proponer la congelación salarial durante 2009 y 2010 suponía un gran esfuerzo y una demostración de su voluntad por lograr un acuerdo.

Por su parte, los sindicatos CGT y OSTA no aceptaron participar en una negociación que, además de vincular las condiciones de la reestructuración a duras contrapartidas en convenio, introduce el plan de ahorro cuando todavía se está discutiendo a nivel europeo. La mayoría del comité de empresa rechazaba, precisamente, la posibilidad de que un posterior acuerdo ampliara las aportaciones pactadas en convenio. La dirección de Figueruelas consideró que este compromiso excedía sus propias competencias, aunque posteriormente aceptó discutir un planteamiento global (reestructuración, ahorro y convenio en el mismo paquete), que concluyó en ruptura y que ahora el Gobierno de Aragón se esfuerza por recomponer.

Por otro lado, las empresas integrantes del Cluster de Automoción de Aragón recibirán 8,5 millones de euros en créditos blandos, otorgados por el Ministerio de Industria para financiar proyectos de incentivación tecnológica y mejora de la competitividad.