Por la tasa de desempleo

Merrill e Invesco recomiendan evitar la deuda española

Los inversores deberían evitar los bonos de España porque la tasa de desempleo del país afecta a su capacidad para reducir su déficit presupuestario, según Invesco y Merrill Lynch Bank of America.

La deuda española no está rentando lo suficiente como para compensar el hecho de que España tenga el tercer déficit presupuestario más alto de la eurozona, según Axel Blase, administrador de fondos en Fráncfort para Invesco. El diferencial entre el bono español a diez años y el alemán al mismo plazo se sitúa en 70 puntos básicos, en comparación con la prima de riesgo de 310 puntos básicos de la deuda griega.

"No es momento de aumentar la exposición a España", dijo Blase, que colabora en la supervisión de activos por 423.000 millones de dólares. "El país afronta serias dificultades y la prima de riesgo que los bonos españoles ofrecen no es atractiva".

El temor a que los países europeos más afectados por la recesión no estén haciendo lo suficiente por contener sus déficits hizo subir la rentabilidad de los bonos griegos a un máximo en más de una década, y contribuyó a que el euro bajara un 4,7% contra el dólar este año. Aunque la atención se centró inicialmente en Grecia, España quizá tarde años en recuperarse de la recesión, según Johan Jooste, estratega para Merrill Lynch Wealth Management en Londres. "Les llevará mucho tiempo -la mitad de una generación- solucionar los problemas estructurales que tienen", dijo Jooste.

La economía del país, cuyo tamaño es cuatro veces mayor que la de Grecia, ha estado contrayéndose desde el segundo trimestre de 2008. El déficit llegó a un 11,4% el año pasado, casi cuatro veces el límite de la UE del 3%, en comparación con el 12,7% de Grecia.

Standard & Poor's dijo el 26 de febrero que los pronósticos de crecimiento del Gobierno español quizá sean demasiado optimistas, y pronosticó que la expansión promedio del PIB será del 0,6% hasta 2013, en comparación con el 1,5% sobre el cual los legisladores basan sus mediciones presupuestarias. La deuda pública subirá a más del 80% del PIB para 2012, en comparación con un 40% en 2008, dijo S&P.

Mientras que Invesco y Merrill Lynch evitan la deuda española, Grecia atrae a DWS Investment GmbH. El mayor administrador de fondos mutuos de Alemania dijo que está comprando deuda griega porque la rentabilidad más elevada de la eurozona y la perspectiva de apoyo de sus socios europeos superan el temor de que el país tenga problemas para reducir su gasto.