De carácter temporal

Cadbury plantea un ERE en su planta de Valladolid, que tiene 216 empleados

El fabricante de golosinas Cadbury ha presentado al comité de empresa de su planta de caramelos de goma en Valladolid una propuesta de expediente de regulación de empleo (ERE) de carácter temporal que afectará a gran parte de la plantilla, integrada por 216 trabajadores.

La dirección del grupo, que pretende que el ERE tenga una duración no superior a 75 días y un periodo de aplicación de un año desde su aprobación, justifica la medida por el descenso de la demanda de gominolas.

La menor demanda, según explicaron las fuentes, ha propiciado que esta fábrica -donde se producen marcas como Pikotas o Gummy Jelly, pertenecientes a la gama de Dulciora- tenga actualmente unos niveles de capacidad no utilizada.

"En este contexto, la compañía ha buscado la mejor opción posible para mantener los estándares productivos de la fábrica en el entorno económico actual", remarcaron. Desde Cadbury indicaron que el expediente es una medida "temporal y flexible, que se ajustará a la demanda".

En cualquier caso, la empresa señala que esta decisión "no está en absoluto relacionada" con la reciente oferta de compra de Cadbury por parte del grupo Kraft, dado que "ambas compañías, así como sus equipos directivos, continúan trabajando por separado".

La multinacional anunció el año pasado el cierre de su planta de chicles Trident de El Prat de Llobregat (Barcelona), que supuso el despido de 156 empleados, y el traslado de la producción a Polonia.