En cada uno de sus territorios adscritos

Caja Navarra dice que las entidades de Banca Cívica tendrán autonomía

El presidente del Gobierno de Navarra y de Caja Navarra, Miguel Sanz, destacó hoy que las Cajas que pasen a formar parte del grupo Banca Cívica "no desaparecen", sino que mantienen su "autonomía y su funcionalidad en cada uno de sus territorios adscritos", por lo que destacó que este proceso de integración "no tiene las desventajas que puede tener una fusión real, total y absoluta, con la pérdida de autonomía y de propiedad que ello implica".

Así, Miguel Sanz afirmó, en una comparecencia parlamentaria a petición de Nafarroa Bai para informar del proceso de constitución de Banca Cívica, que "Caja Navarra seguirá siendo Caja Navarra y además tendrá un 41 por ciento del grupo Banca Cívica". "Caja Canarias seguirá siendo Caja Canarias y tendrá el 29 por ciento de Banca Cívica. Y Caja Burgos será Caja Burgos y tendrá el 30 por ciento de Banca Cívica. Ese es el planteamiento de este proceso, que tiene todas la ventajas de una fusión y ninguno de los inconvenientes", aseguró.

Miguel Sanz explicó que el territorio adscrito a Caja Navarra se amplía a Aragón y a La Rioja, mientras que a Caja Burgos se le adscribe Cantabria, y CajaCanarias operará en Canarias. "Todo lo demás es territorio Banca Cívica", dijo, para insistir en que "las Cajas mantienen su autonomía y su funcionalidad, no desaparecen". Igualmente, negó que éste sea un proceso de privatización de Caja Navarra.

Además, el jefe del Ejecutivo foral sostuvo que no ha habido "oscuridad" en esta integración y añadió que éste es "el proceso entre fusiones de Cajas sobre el que más información se ha dado en los medios económicos y no económicos". "He recibido muchísima menos información de otros procesos de fusión que están en marcha", agregó.

Por otra parte, Miguel Sanz afirmó que no puede "asumir el compromiso" de que Banca Cívica se convertirá en Caja en el momento en que la modificación de la ley de Cajas lo permita y señaló que esa decisión debe estar en manos de quienes "formen parte de los órganos de administración cuando se produzca el cambio normativo". "Si yo asumiera eso ahora sería poco elegante y poco democrático, aunque me pueda gustar, porque yo he sido siempre un defensor del concepto de Caja de Ahorros y lo he defendido de los críticos", afirmó.

Sobre la futura dirección del grupo Banca Cívica, Miguel Sanz indicó que "parece razonable" que quienes actualmente son presidentes y directores generales de las Cajas que participan de este proceso formen parte de su Consejo de Administración.

No obstante, precisó que él no formará parte de este Consejo, puesto que dejará de ser presidente de Caja Navarra una vez sean aprobados los nuevos estatutos de la entidad financiera. "Si cuando se constituya el Consejo de Administración todavía no se han aprobado los estatutos, yo renunciaré si hay posibilidad de renuncia a estar en Banca Cívica", añadió.

Sobre cuál ha sido su grado de implicación en este proceso de integración, Miguel Sanz explicó que básicamente ha sido "un presidente no ejecutivo que se ha dirigido bajo los parámetros, asesoramiento y planteamientos llevados a cabo por los profesionales de la entidad".