Supone una cifra récord

La CNC impuso sanciones por importe de 197,2 millones de euros en 2009

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) impuso 23 sanciones por valor total de 197,2 millones de euros durante 2009, lo que supuso una cifra récord en la historia de este órgano de vigilancia de las prácticas anticompetitivas de los mercados, según los datos aportados por el organismo a los que tuvo acceso Europa Press.

Este importe supone multiplicar por más de cinco el valor total de los 34,9 millones de euros derivados de las 11 sanciones impuestas por el organismo durante todo 2008.

En lo que va de 2010, la CNC ha resuelto ya cuatro expedientes sancionadores, que acabaron con dictamenes desfavorables para las empresas investigadas y en multas por un total de 16,1 millones de euros.

Desde su constitución en julio de 2007, como resultado de la unión de los antiguos Servicio de Defensa de la Competencia y del Tribunal de Defensa de la Competencia, la CNC ha impuesto multas por un total de 316,2 millones de euros, según los datos aportados por el organismo adelantados hoy por el diario 'El País'.

Así, desde su creación en 1988, Competencia ha sancionado a empresas, colegios profesionales, entidades financieras, etc, por un total de 528,5 millones de euros por prácticas anticompetitivas, como son pactos de precios, abusos de posición dominante, limitaciones de la producción o repartos del mercado, entre otras.

El Tribunal Supremo respalda cerca del 90% de las sanciones impuestas por el organismo al resolver los recursos presentados por las empresas multadas.

La reforma de la Ley de Defensa de la Competencia de julio de 2007 introdujo el llamado Programa de Clemencia, por el que una empresa puede quedar eximida de multa en caso de que delate o aporte pruebas suficientes para investigar prácticas anticompetitivas.

La primera resolución derivada de la implantación de este programa tuvo lugar el pasado 21 de enero cuando la CNC sancionó a Sara Lee, Puig y Colgate Palmolive con más de ocho millones de euros. Henkel, la empresa denunciante, se libró de una multa de 4,2 millones de euros y Sara Lee se benefició de una reducción del 40% del importe de la sanción por colaborar en la investigación.