La eficiencia no ha mejorado con la crisis

Gas Natural ve ahorros de 1.500 millones en energía en las casas

Gas Natural cifra en unos 1.500 millones la capacidad de ahorro de energía que aún tienen los hogares españoles. La eficiencia energética doméstica no ha mejorado a pesar de la crisis, según un estudio de la empresa.

Los hogares españoles tienen un potencial de ahorro de 17.168 gigavatios a la hora (GWh). Esta cifra, incomprensible para la mayoría, implica que las viviendas podrían iluminarse todo un año con lo que gastan de más ahora. O lo que es lo mismo, los españoles podrían ahorrarse en conjunto 1.500 millones de euros en energía de sus consumos domésticos, según el Quinto Índice de Eficiencia Energética 2009 elaborado por Gas Natural y presentado ayer en Madrid.

Este ahorro sería equivalente a retirar 216.985 automóviles de la carretera y eliminar 5,2 millones de toneladas de CO2 de la atmósfera. El potencial de ahorro de las viviendas es de un 8,78% en 2009. En 2004, primera edición del Índice, era del 12%. El responsable del centro de Eficiencia Energética de Gas Natural, José J. Guerra, recalcó que este potencial de ahorro no implica "que se derroche la energía" sino que "hay margen para reducir el consumo energético a través de hábitos positivos de eficiencia".

Pese a estas variables positivas, a que se ha ido mejorando poco a poco con los años y a que, en un entorno de crisis, los ahorros son muy relevantes, los hogares españoles no se muestran más ahorradores ni más eficientes en el consumo de energía. De hecho, el estudio atribuye una nota de eficiencia a las casas este año es un 6,49, mientras que la del año pasado era un 6,5. Es la primera vez que desciende desde que se empezó a elaborar el informe en 2004.

NATURGY 21,70 0,70%

Guerra señaló que este "estancamiento" supone una "señal de alarma". "A pesar de las actuales condiciones medioambientales, el 52% no considera que el ahorro sea importante" y "la cultura energética ha disminuido", lamentó. El directivo alertó de que esta actitud provenga de "cierta saturación ante un exceso de campañas de ahorro de energía".

El estudio revela además que, por primera vez en cinco años, disminuyó la preocupación medioambiental de los usuarios, una circunstancia que Guerra calificó de "preocupante". El responsable confió, sin embargo, que esta reducción se deba a que los ciudadanos están más preocupados en otras cuestiones relacionadas con la crisis.

Así, mientras en 2008 el 84% de los encuestados decía estar "muy o bastante preocupado por el medio ambiente", en 2009 la proporción bajó al 79%.

Guerra apuntó que, entre las razones que podrían explicar este estancamiento, se encuentran también "la falta de información práctica sobre cómo ahorrar energía y la escasez de recursos para invertir en la compra de equipos más eficientes". De hecho, un 30% de los más de 3.800 entrevistados para este índice "dijeron desconocer cuál es su consumo eléctrico".

Como en ediciones anteriores, los responsables de las tareas domésticas con una edad comprendida entre 35 y 49 años y que, además, trabajan fuera de casa, son los más eficientes.

El punto débil, en bombillas y grifos

Los "puntos débiles" de los hogares españoles, en cuanto a comportamientos que mejoren la eficiencia energética, se encuentran en el bajo grado de utilización de las bombillas de bajo consumo, pese a las campañas institucionales que promueven su uso, o de los sistemas de reducción del caudal de agua en los grifos. Como conductas positivas, más del 75% de los encuestados afirma no introducir comida caliente en el frigorífico y revisar luces y equipos antes de acostarse.