Propuesta alemana

¿Grecia debe vender sus islas para sanear su economía?

Políticos alemanes proponen a Atenas desprenderse de parte de su patrimonio para paliar su crisis financiera

"Vendan sus islas, griegos quebrados". Esta fue la recomendación planteada ayer por dos políticos parlamentarios alemanes, pertenecientes a la coalición de la canciller Angela Merkel. El diputado liberal Frank Shäffler y el cristianodemócrata Josef Schlarmann sugirieron a Atenas desprenderse de algunas de sus islas deshabitadas para afrontar su crisis financiera, según publicó el diario alemán Bild. El déficit público griego se sitúa en el 12,7% y la deuda supera el 110% del PIB (producto interior bruto).

"El Estado griego debe desprenderse de forma radical de sus participaciones en empresas y también vender terrenos; como por ejemplo, sus islas deshabitadas", sostuvo Shäffler, miembro de la comisión parlamentaria de Finanzas. Grecia tiene 6.000 islas extendidas por el mar Egeo. Sólo 227 de ellas están habitadas, según la web del ministerio de Turismo helénico. Shäffler se opone a que el Gobierno alemán ayude a Grecia.

Schlarmann, presidente de la asociación conservadora para pymes, agregó que Atenas debe evitar caer en la bancarrota y recurrir a cualquier medida que les genere capital. El Gobierno heleno aprobó el miércoles un plan de ajuste para sanear su economía. En dicho proyecto se pretende ahorrar 4.800 millones de euros a través del aumento del IVA, elevar el impuesto de las rentas altas, reducir el ingreso de los funcionarios y congelar las pensiones. Un recorte que ha ocasionado fuertes protestas en Atenas.

La canciller alemana, Angela Merkel, se reunirá hoy en Berlín con el primer ministro griego, Yorgos Papandreu. En este encuentro se abordará la crisis financiera de Grecia, entre otros asuntos. De hecho, Merkel avanzó que la reunión no será sobre "compromisos de ayuda". Su ministro de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, confía en que las medidas adoptadas por los griegos sean suficientes para convencer a los inversores de comprar su deuda.

El nuevo paquete de medidas para recortar el déficit ha tenido buena acogida en instituciones internacionales y agencias de rating. Papandreu aprovechó ese buen clima para lanzar una emisión de bonos a diez años, de 5.000 millones de euros.

La Comisión Europea sugirió ayer a Grecia que los salarios del sector privado deberían bajar. Se trataría de seguir el ejemplo de los recortes decretados por el Gobierno para los funcionarios. Bruselas cree que esta medida ayuda al crecimiento.