Se propone un gran pacto en el sector

Mayor inteligencia de red para subir los ingresos de las 'telecos'

Así como las empresas de internet han logrado conquistar el liderazgo en los negocios de la telefonía fija y móvil aumentando la inteligencia y la capacidad de acceso, las operadoras de telecomunicaciones deben recuperar el terreno perdido incrementando su capacidad de generar ingresos. La fórmula es maximizar la inteligencia de las redes de su propiedad y abrirlas a una estrecha colaboración con los desarrolladores de las aplicaciones que corren sobre ella.

æpermil;ste podría ser el resumen de las ideas que defiende Kenny Frank, el máximo responsable Alcatel-Lucent de la división de soluciones y marketing. Este máster en informática por la Universidad de Stanford cree que el enfrentamiento que se ha desatado entre las operadoras de telecomunicaciones, propietarias de las infraestructuras de transmisión de señales, y las empresas de internet, que utilizan estas redes sin pagar por ellas, "es un enfrentamiento estéril, ya que de donde todos pueden sacar ventaja es de la colaboración y no del enfrentamiento".

En una larga conversación con CincoDías, Frank explicó la nueva estrategia de negocio de Alcatel-Lucent. En su opinión se asienta en la ya citada "maximización de la inteligencia de las redes de los operadores, y en la apertura de estas capacidades a los desarrolladores de servicios de internet para crear nuevas facilidades". Como resultado de esta colaboración se "conseguirán una infraestructuras con mayor capacidad y velocidad y unos servicios más atractivos por los que los usuarios estarán dispuestos a pagar un precio adicional. Con ello podrá remunerarse tanto al dueño de la red como al desarrollador de las nuevas aplicaciones, y entre ambos abordarán los costosos procesos de investigación y desarrollo que exige esta industria".

El directivo está convencido de que el actual modelo en el que los operadores de telecos y las empresas de internet no colaboran y desconfían unos de otros "es inestable y no sostenible". Esto se demuestra al comprobar "que los costes para Telefónica, AT&T, o T-Mobile, siguen creciendo, mientras los ingresos son planos". Y esta contradicción se convierte en su principal preocupación. Frank revela que "también los proveedores de aplicaciones de internet están empezando a comentarnos que los servicios que ellos obtienen de los operadores de red no son suficientes para permitirles continuar innovando, a causa de las crecientes limitaciones en el ancho de banda. Por ejemplo, en el caso de Apple con su iPhone, si el ancho de banda no es bueno, la aplicación no es buena. Si se desea disponer de vídeo de alta definición u otros servicios más sofisticados y la red no tiene suficiente capacidad o está saturada, sencillamente estas aplicaciones dejan de funcionar".

En base a esta situación de partida, Alcatel-Lucent cree que debe establecerse "una nueva relación entre los proveedores de aplicaciones y los operadores de redes". La multinacional ha creado el concepto de "habilitación de aplicaciones" para definir esta nueva relación y este nuevo modelo de negocio.

"Lo que proponemos es que los operadores deberían abrirse más, permitir a los proveedores de aplicaciones tener acceso a capacidades esenciales en la red, y ofrecer esos mecanismos de acceso a cambio de un ingreso. Debemos hacer que las redes sean más programables, proporcionar aplicaciones abiertas y fomentar que los operadores cobren más por estas aplicaciones".

El directivo pone como ejemplo a Google "cuando cobra por las aplicaciones a las empresas que se apoyan en los servicios de la compañía. Creo que esta es la línea que deben seguir las operadoras con su red para aumentar sus ingresos".

æpermil;sta es la vía para asegurar que se mantiene el esfuerzo imprescindible en innovación, porque "Telefónica tiene razón al pensar que Google está haciendo mucho dinero, pero Google también está innovando, aunque de un modo diferente a la forma en que lo hace Telefónica", asegura Frank.

"Si el acuerdo llega, la parte del pastel será mayor"

El responsable de las áreas de soluciones y marketing de Alcatel-Lucent argumenta que "los operadores históricamente, durante décadas, han tenido en propiedad a los clientes, y si ahora el dinero del cliente va a otra empresa se sienten incómodos". Se está produciendo una ampliación del mercado y Kenny Frank asegura que "los operadores de telecos deben reconocer que se están beneficiando del crecimiento de los servicios, porque bien sea a través de las redes fijas, de la red de móviles o de los terminales, el crecimiento de las aplicaciones es bueno para su negocio". Lo crucial, en su opinión, es que se establezca una relación entre ingresos y costes "que deje claro que ambos agentes, operadores y proveedores de aplicaciones, tienen un retorno sobre la inversión".

El directivo hace un llamamiento para que se creen modelos que soporten la innovación y el desarrollo de aplicaciones. Pero para ello es imprescindible que "los operadores de red liberen parte del control, y no quieran monopolizar todo el valor aportado por la innovación". La colaboración permitirá obtener una gran rentabilidad. "Si el pacto tiene lugar, esto significará que la infraestructura de la red crecerá con mayor rapidez y la parte del pastel será entonces mayor para la red inteligente" afirma Frank.