Según un estudio de ICSA y Esade

La crisis aumenta la brecha salarial entre hombres y mujeres en los puestos directivos

La crisis aumenta la brecha salarial entre hombres y mujeres en los puestos directivos y la sitúa en el 17%, cuando en el año 2007, considerado como periodo de "precrisis", era cinco puntos menor. Lo mismo ocurre con la presencia femenina en este tipo de cargos, que ha disminuido en los dos últimos años del 19% al 13%, según los datos recogidos en el Informe 'Mujer y crisis: Diferencias retributivas mujer-hombre y presencia femenina en puestos directivos' presentado hoy por el grupo ICSA y la escuela de negocios Esade.

En el acto intervinieron el presidente de ICSA, Ernesto Poveda y la profesora de Recursos Humanos (RRHH) de Esade, Margarita Martí. Durante la presentación de los datos, Poveda señaló que los dos años en los que se han sucedido los mismos resultados han "cronificado" la situación y, por lo tanto, "será difícil de cambiar". Asimismo, indicó que en las legislaciones al respecto se pone "buena voluntad", sin embargo, estos resultados demuestran que "no son eficaces".

En este sentido, Poveda recalcó que la crisis ha provocado una "regresión a modelos más conservadores basados en un modelo productivo obsoleto no adaptado a estos tiempos de cambio" y marcó como algunas de las causas: que las mujeres acceden a trabajos a tiempo parcial y que "son menos exigentes a la hora de negociar sus condiciones laborales".

Por su parte, los datos del informe muestran que el puesto de Dirección de RRHH es el que sufre mayores diferencias salariales entre hombres y mujeres con un 23,51%, mientras que el menor contraste se sitúa en la Dirección comercial con un 3,69%. Al respecto, Poveda afirmó que "cuando en el puesto directivo se marcan objetivos las diferencias de género no parecen discriminar".

Además, el estudio valora la educación de quienes ostentan estos cargos y, en este caso, son las mujeres quienes tienen un nivel superior de formación con un 80 por ciento de universitarias frente al 73% de los hombres. Lo mismo ocurre en los master o los post grados, que tienen el 39% de las directivas (por un 37% de los directivos).

Diferencia "insultante" con los países del entorno

Por otro lado, a la hora de comparar la situación de España con la de Francia o Italia, el contraste resulta "insultante", según aseveró Poveda, ya que la diferencia retributiva entre hombre y mujer en Italia se sitúa en el 6%, seguido de Francia con un 9% y el caso de España, anteriormente comentado, de 17%.

Sin embargo, la presencia de directivas españolas en las empresas es mayor, con un 13%, que la que se da en Francia e Italia, donde supone un 11% y un 7% respectivamente.

Por último, la profesora del Esade, Margarita Martí, marcó dos consecuencias del estudio: la perdida de talento en las empresas y la injusticia que estos suponen. Asimismo, apuntó a razones culturales, así como a "prejuicios y estereotipos", para explicar los datos presentados anteriormente.