Ha presentado resultados

La inmobiliaria Gecina quiere retirarse ordenadamente de España

La inmobiliaria francesa Gecina tiene la intención de retirarse ordenadamente de España, afirmó hoy el director general de la compañía, Christophe Clamageran, tras anunciar que su resultado neto consolidado cayó un 11,9% en 2009 respecto a 2008, es decir, de 875,4 a 773,7 millones de euros.

El resultado neto refleja una variación negativa del valor del patrimonio de 871,3 millones de euros, indicó la compañía en un comunicado, además de 72,1 millones de instrumentos financieros y 105,6 millones de euros de depreciaciones de activos.

"Sobre España, mi intención es reducir nuestra exposición en ese país. No quiero proceder a ningún blanqueo espectacular sobre el valor de los activos en España. Mi intención es salvar lo que se pueda haciendo una retirada ordenada de ese país", comentó Clamageran.

El máximo responsable ejecutivo de la firma agregó que "el objetivo es volver a centrarse en las actividades del grupo en Francia en sectores donde es líder (oficinas y residencial) o de un tamaño crítico" como el sector de salud.

El mismo día en que Gecina presentó sus resultados anuales de 2009, la agencia de calificación Standar&Poors elevó su "rating" de "BB-" a "BB+".

La agencia subrayó que la mejoría de la "gobernanza corporativa" de Gecina está "restaurando el apoyo de los inversores" y por lo tanto está aumentando su flexibilidad financiera.

Las cuentas presentas hoy por Gecina muestran que el resultado operacional de la firma se contrajo en 2009 un 19,9%, pasando de 504,4 millones de euros a 403,9 millones.

Los ingresos brutos por alquileres aumentaron 1,6% a perímetro constante (de 637 millones de euros en 2008 a 647,2 millones en 2009) mientras que la facturación neta por edificios y servicios avanzó ganó 2 puntos porcentuales y pasó de los 578,5 millones de euros en 2008 a los 590,2 millones al término de 2009.

El director general del grupo inmobiliario aseguró que "en un contexto difícil" Gecina ha logrado "una actuación muy notable" en un año en el que el cash-flow del grupo (antes de cesiones y después de impuestos) aumentó un 14,3%.

El excedente bruto de explotación alcanzó los 501,8 millones de euros el pasado ejercicio, un 2,5% más que en el mismo período del 2008, cuando se situó en 489,7 millones de euros.

El resultado neto recurrente al cierre de 2009 fue de 348,1 millones de euros frente a los 298 millones del ejercicio anterior.

Las inversiones del grupo en 2009 se elevaron a 503 millones de euros, de los que 234 corresponden a proyectos que ya estaban en curso.