La deuda de las dos inmobiliarias suma 9.346 millones

Deloitte mantiene salvedades en Colonial y Reyal Urbis

Las inmobiliarias Colonial y Reyal Urbis mantienen en las auditorías correspondientes a 2009 salvedades apuntadas por Deloitte, a pesar de que Colonial ya ha refinanciado y de que Reyal Urbis ultima un acuerdo sobre su deuda.

La consultora Deloitte, que ha auditado las cuentas presentadas por Colonial y Reyal Urbis desde 2007, ha vuelto a apuntar salvedades en las correspondientes al ejercicio 2009, recientemente presentadas a la CNMV por las compañías. A pesar de que Colonial ya ha refinanciado su deuda y de que Reyal Urbis ultima un acuerdo con la banca acreedora, la consultora estima que la actividad de ambas dependerá todavía de la formalización de esas refinanciaciones y de la ejecución de los planes de negocio.

"La capacidad de la Sociedad para realizar sus activos (...) está sujeta fundamentalmente al éxito de sus operaciones futuras y a la formalización de la refinanciación", indica Deloitte sobre las cuentas de Reyal Urbis. La inmobiliaria presidida por Rafael Santamaría ultima un acuerdo de refinanciación con la banca acreedora. La deuda de la compañía a 31 de diciembre de 2009 era de 4.423,3 millones. La inmobiliaria perdió el pasado año 150,2 millones.

En el caso de Colonial, Deloitte marca como salvedad el hecho de que el acuerdo de refinanciación de deuda firmado el pasado 19 de febrero esté sujeto al cumplimiento de determinados condicionantes. La inmobiliaria refinanció su deuda bancaria de 4.923 millones en un acuerdo condicionado a la ejecución de una ampliación de capital por 1.950 millones que será realizada por las entidades participantes en el préstamo sindicado (liderado por Royal Bank of Scotland, Eurohypo, Calyon, y los fondos Colony Capital y Orion Capital) y accionistas de la compañía. Además la banca acreedora se ha comprometido a realizar la conversión en capital de bonos convertibles que poseen desde finales de 2008 por valor de 1.400 millones de euros. La sociedad estima que el acuerdo será materializado. Colonial ha anunciado pérdidas en 2009 de 474 millones, ingresos de 271 millones (prácticamente la mitad que un año antes) y una deuda de 4.923 millones de euros.

COLONIAL 11,52 -2,29%

Además, Deloitte señala en su auditoría de las últimas cuentas de Colonial que la compañía mantiene impuestos diferidos de activo y de pasivo por importes de 688 y 173 millones de euros, respectivamente, y que la recuperación de los créditos fiscales dependerá del cumplimiento de las hipótesis contempladas en el plan de negocio de la inmobiliaria presidida por Juan José Brugera.

Aisa admite impagos a la banca

El grupo Aisa Fergo ha recibido demandas de entidades financieras por financiación vencida por importe de 42,2 millones. El grupo inmobiliario explica en un comunicado enviado a la CNMV con motivo de la presentación de sus resultados anuales que también ha recibido demandas de proveedores por importe de 6,8 millones. La compañía indica que la deuda demandada por la banca está "en fase de resolución dentro del proceso de refinanciación que se está llevando a cabo". La inmobiliaria ha incumplido los ratios exigidos en un préstamo sindicado. De acuerdo a las últimas cuentas presentadas, la deuda bancaria a corto plazo de Aisa asciende a 161,4 millones. Por otro lado, la pasada semana fue aplazado, a petición del abogado del anterior presidente de Aisa, Genís Marfà, el juicio que se sigue en Barcelona por una demanda contra Marfà, en relación con una ampliación de capital llevada a cabo en 2006 de 112,8 millones, informaron fuentes jurídicas.