Las leyes antipiratería nacen muertas

Las leyes antipiratería nacen muertas


Por mucho que se empeñen Teddy Bautista, Nicolas Sarkozy o González Sinde, las leyes para combatir la piratería en internet están condenadas a nacer muertas si no modulan, como les gusta decir en Bruselas, el control sobre la actividad de los internautas. Ni jueces ni autoridades de protección de datos parecen dispuestos a tolerar que se maten moscas ilegales con cañonazos a la vida privada de millones de ciudadanos.

Hoy mismo, el Tribunal Constitucional alemán, como antes el rumano, ha declarado inconstitucionales las medidas aprobadas por el gobierno de Angela Merkel para aplicar la Directiva europea sobre retención de datos, que permite a las autoridades exigir a las operadoras de telecomunicaciones que conserven entre seis y 24 meses los datos personales para identificar todas las comunicaciones electrónicas.

Si esa retención, pensada para combatir el terrorismo, resulta incompatible con la constitución alemana, cabe imaginar lo que dirán los jueces si el objetivo de medidas tan invasivas es descubrir quién se baja ilegalmente una canción de Los Canarios.

La semana pasada, un dictamen del Supervior Europeo de Protección de Datos (SEPD) ya dejó claro que la vigilancia sistemática e indiscriminada de los hábitos de navegación virtual de millones de ciudadanos europeos contraviene al menos dos directivas comunitarias. Y advierte que no está convencido de que los beneficios de leyes como la de tres avisos y corte de conexión a Internet, impulsadas por Francia, "compensen el impacto en los derechos fundamentales de los individuos".

El SEPD recuerda en su dictamen que ya existen instrumentos legislativos menos agresivos con los que se puede conseguir la misma protección de los derechos de propiedad intelecutal. E incluso llega a sugerir un modelo de negocio alterntivo para solucionar el problema: que las telecos compartan con los autores parte de los ingresos obtenidos por las tarifas de acceso a internet... siempre que los titulares de los derechos de propiedad intelecutal puedan demostrar las pérdidas sufridas por el P2P.

Foto: Cintas en mi cajón (todavía). (B. dM., 2-3-10).

Comentarios

Teddy le acarició la abultada barriga a su querida Ángeles y le susurró "está a punto de llegar", mientras esperaba sentir en la mano un movimiento, una patadita. Allí dentro, en la maternal oscuridad viscosa, se descomponía el cadáver de su ley.
Que foto arqueológica más bonita. ¿a qué antigua cultura pertenece?
:) Popoff, fue un período breve, afortunadamente, y ya muy lejano, que los arcqueosonoros conocen como "casetismo". Fue uno de los momentos más bajos de la humanidad desde el punto de vista tecnológico, pero permitió que algunas orejas no muy evolucionadas accedieran a una reproducción musical tosca y poco práctica. Sobrevive en gasolineras perdidas y en el cajón de la foto.
Regular sobre lo consentido es muy difícil, sobre todo en España, que el indice de piratería es el más alto de la UE. De todas formas ¿cómo se compatibiliza la lucha contra la ciberdelincuencia con la mayor de las libertades que solicitamos los europeos: la SEGURIDAD? Queremos seguridad en nuestras vidas peo no consentimos que se nos controle, entonces ¿hasta dónde estamos dispuestos a renunciar a nuestra SEGURIDAD?
Yolanda, el problema es la falta de confianza mas que justificada en relación con quienes quieren llevar ese control de seguridad, siempre se detecta algún motivo escondido tras los controles de la ciudadania, sea el que sea, con lo de la pirateria el motivo es evidente, recaudar mas y mas comodamente, ese es el fin del control de la "pirateria" no la libertad o le legalidad o los atores, no seamos ilusos, si todo esto no reportara beneficios a alguien no se lo mirarian, un ejemplo claro son los medicamentos genericos para el tercer mundo,¿ crees que a la indutria les importa un bledo que se mueran los niños de Africa por el sida?...
Ciberdelincuencia, ahora ya no es piratería, ahora es ciberdelincuencia. Dentro de poco la SGAE empezará a decir que descargarse algo es un tipo de terrorismo.
La piratería destruye puestos de trabajo, la ciberdelincuencia destruye seguramente vidas. Somos muchos los profesionales, pequeños profesionales los que la piratería ha destruido empleo, solo os quedais con las grandes discográficas, pero detrás hay muchos trabajadores, y muchos otros sectores y familias que pagamos nuestros impuestos como pymes, que nada tenemos que ver con esto, pero que igualmente reclamamos mayor regulación. ¿Acaso no es lícito defender nuestro trabajo?
Y hay otros muchos que queremos trabajar con esas herramientas de mayor acceso y buscar nuevos tipos de negocios que utilicen y no demonicen las nuevas teconologías. ¿Acaso no es lícito defender nuestro trabajo?
Defender vuestro trabajo a base de jodernos a todos no, eso no.Tambien el canon ha hecho cerrar negocios de informática aumentando los precios de todos los productos y reduciendo el margen comercial, por cierto el comercial de informática que se curra la venta de los equipos, que atiende al cliente cuando tiene problemas y que sufre la presión de su empresa por que venda mas, ve con rabia como la SGAE se lleva mas dinero por la venta de un equipo que el, si eso es justo...
Normas