'La tormenta perfecta'

Alerta en toda España ante el temporal de lluvia y fuertes vientos

Cincuenta de las 52 provincias, en alerta roja, naranja o amarilla por los vientos que podrán alcanzar los 160 kilómetros por hora en el norte. El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, pide a los ciudadanos que "extremen la precaución" y sigan las recomendaciones.

Fotografía tomada por el satélite Meteosat para la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) que ha activado la alerta en casi toda España.
Fotografía tomada por el satélite Meteosat para la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) que ha activado la alerta en casi toda España.

Un total de 50 provincias españolas, todas excepto Murcia y Baleares, estarán hoy en alerta amarilla (riesgo), naranja (riesgo importante) o roja (riesgo extremo) a consecuencia de la ciclogénesis explosiva que ya ha pasado por Canarias y que afectará a lo largo del día a buena parte de la Península. La borrasca es "rápida, intensa y profunda", según la AEMET y "dejará mucho viento" pero probablemente no lluvia, y si lo hace las precipitaciones serán escasas.

En alerta roja por viento permanecerán todo el día Galicia, parte de Asturias, Cantabria, País Vasco, las cuales tendrán también alerta naranja por fenómenos costeros, y el norte de Burgos, León y Palencia. Mientras, en alerta naranja estarán todas las provincias de Castilla y León, Extremadura, Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha, La Rioja, Navarra y gran parte de Aragón, donde se ha dado aviso por alerta amarilla (riesgo) por aludes en Huesca, y en el oeste de Zaragoza y Teruel por viento. También permanecerá pintado de amarillo casi toda la comunidad autónoma de Cataluña; en Lérida por riesgo de aludes y viento, y en Tarragona, Barcelona y Gerona, por viento.

También será el viento el motivo de que la AEMET haya activado para este sábado la alerta amarilla por viento, al igual que en todas las provincias de Andalucía. En la provincia de Granada, el riesgo de viento será importante en la zona de Nevada y las Alpujarras. En cuanto a los fenómenos costeros, se ha activado la alerta amarilla en Huelva, Cádiz, Almería y en Ceuta. Por su parte, las islas de El Hierro, La Palma, La Gomera, Tenerife y Gran Canaria, permanecerán en alerta naranja por viento, mientras que el nivel será de color amarillo en Fuerteventura y Lanzarote. Asimismo, las costas de El Hierro, La Palma y La Palma estarán en alerta amarilla por fenómenos costeros.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha pedido este sábado a los ciudadanos que "extremen la precaución" y no hagan actividades "incompatibles" con los vientos huracandos. "No es el mejor fin de semana para hacer footing por el bosque, o para ver las olas del mar, o para reparar los tejados de las casas" o ponerse al volante de un coche, ha declarado el ministro de Interior.

"Pedimos a los ciudadanos que extremen la preocupación", ha señalado Rubalcaba, quien ha añadido que en las próximas horas, el conjunto de las comunidades autónomas, excepto las del Mediterráneo, van a sufrir vientos fuertes, especialmene en Galicia, Asturias, Cantabria, Pais Vasco, Navarra y norte de Castilla y León.

En la reunión del Comité Estatal de Coordinación ante Fenómenos Meteorolgicos adversos se ha estudiado la situación de puertos, aeropuertos, vías férreas, sistema eléctrico y se ha recabado información tanto de Marina Mercante como de Puertos del Estado, del Ministerio de Defensa, de la Guardia Civil y de Protección Civil, entre otros. "Más de 20.000 funcionarios van a estar en alerta para prevenir cualquier tipo de desgracia", ha informado Rubalcaba, quien ha añadido que se ha prohibido la circulación de camiones en las comunidades autónomas que están en alerta roja.

En enero de 2009, en un fenómeno similar, los vientos superaron en Galicia los 180 kilómetros por hora, dejaron a 200.000 personas sin luz en el País Vasco, AENA canceló vuelos desde Santiago, 190.000 escolares gallegos se quedaron sin clase y Renfe redujo la velocidad de los AVE. Una mujer falleció en Barcelona por un desprendimiento.

La borrasca explosiva que se cierne sobre España comenzó el pasado lunes, cuando en el Atlántico tropical se formó el embrión de una borrasca. Ese sistema de bajas presiones empezó a avanzar hacia Madeira y Canarias. El miércoles, la borrasca se encontró con un chorro de aire frío ártico, que la alimentó, como explicó por correo electrónico el catedrático de Física de la Tierra de la Universidad de Castilla-Mancha Manuel de Castro.

Tanto creció, que acabó dando lo que los expertos denominan una "ciclogénesis explosiva". El portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología, Ángel Rivera, explica que en realidad se trata de "una borrasca muy grande que se crea de forma muy rápida. Está descrito así cuando la presión en el centro cae más de 20 milibares en un día".