Mercados

El ajuste del euríbor baja 800 euros la hipoteca

El índice de referencia marca mínimo histórico en 1,225%, pero el mercado descarta que siga cayendo

Ilustración de una persona atada a una hipoteca
Ilustración de una persona atada a una hipoteca

El desplome de las cuotas hipotecarias apura sus últimos días. El euríbor ha cerrado febrero haciendo un nuevo mínimo histórico en 1,225%, según los cálculos provisionales de la Asociación Hipotecaria Española (AHE). Esto supone una rebaja aproximada del 10,6%, unos 800 euros al año, en la hipoteca media en España, cuyos parámetros son 150.000 euros de capital, 25 años de plazo y revisión anual. Luego, cada cliente tendrá sus características particulares, que magnificarán o reducirán el impacto del ajuste.

La situación actual, poco tiene que ver con la que se registró hace exactamente un año, cuando los ciudadanos percibieron con intensidad los efectos beneficiosos de la crisis económica en su cuota hipotecaria. Entonces, el euríbor se situó en 2,135%, frente al 4,349% al que había cerrado en febrero de 2008.

Hay que recordar que la caída del interés de referencia no se traslada con idéntica intensidad a todos los créditos: depende de las condiciones particulares que se hayan pactado y de la vida de la hipoteca, ya que el pago de intereses se concentra en los primeros años del préstamos y disminuye sensiblemente conforme se acerca al final. En cualquier caso, un buen referente es el simulador hipotecario que ofrece la AHE en su portal de internet. Así, para un hipoteca promedio de 150.000 euros y 25 años de edad, un euríbor del 4,349% suponía, sin tener en cuenta ninguna prima adicional, una cuota mensual de 820,94 euros; mientras que un euríbor del 2,135% implicaba un cargo de 645,69 euros al mes. Es decir, entre 2008 y 2009, los consumidores experimentaron un ahorro del 21% en su cuota. Siguiendo con el ejemplo y llevándolo hasta 2010, las mismas condiciones de importe y plazo, pero con el euríbor actual (1,225%) equivalen a una cuota de 580,72 euros mensuales, un 10,6% menos que hace año. Esto evidencia cómo la velocidad del ajuste ha disminuido con rapidez.

El diferencial respecto a los tipos del BCE es la mitad del promedio histórico

El final de las alegrías

Dado que los préstamos para la vivienda suelen revisarse con periodicidad anual en la mayoría de los casos, si bien también hay créditos hipotecarios con ajuste semestral, e incluso trimestral, las sorpresas positivas seguirán produciéndose durante los próximos meses. Eso sí, el futuro apunta a un estancamiento del euríbor durante los próximos meses y, en consecuencia, las cuotas dejarán de bajar dentro de poco.

Euríbor es el acrónimo de Euro Interbank Offered Rate. Es el tipo de interés medio al que una selección de entidades bancarias de máxima solvencia ofrece depósitos en euros a otros bancos. El euríbor es calculado diariamente por la Federación Bancaria Europea para plazos de vencimiento que van de una semana hasta 12 meses.

Lo normal es que esta tasa de interés interbancaria cotice con una ligera prima sobre los tipos de intervención que mensualmente decide el BCE (Banco Central Europeo). Sin embargo, la brecha entre un tipo y otro ha variado mucho en el curso de los años, con consecuencias notables para los ciudadanos. Así, el estallido de la crisis de las hipotecas subprime multiplicó de manera exponencial la desconfianza entre las entidades. Nadie sabía hasta qué punto estaban afectados el resto de banco del sistema. Esto provocó que el spread entre los tipos del BCE y el euríbor alcanzase su clímax el 9 de octubre de 2008, cuando la brecha se amplió a 176,2 puntos básicos, lo que llevó el interbancario al 5,526%, frente al 3,75% de los tipos de intervención. Luego, el diferencial se ha ido cerrando con rapidez y ahora es de 21,8 puntos básicos. El incremento súbito de la incertidumbre dentro del sector financiero repercutiría rápidamente elevando el spread, pero es improbable que ocurra lo contrario y la brecha se reduzca más, dado que el promedio histórico es de 40,9 puntos.

El BCE ha dejado claro además que no bajará los tipos del 1%, salvo hecatombe -un escenario nada apetecible- y, de hecho, ya ha emprendido medidas restrictivas contra el exceso de liquidez. En conclusión, las futuras rebajas de cuotas crediticias serán residuales. Pero la crisis hará que los tipos sigan bajos durante un tiempo considerable. Las aguas se tranquilizan en el mercado hipotecario.

Las claves de la vivienda

1 Precio. La vivienda sigue abaratándose en España, pero el ritmo del ajuste también se ha frenado. Los datos de la sociedad de tasación Tinsa reflejan una caída del 5,5% en tasa interanual, frente al 10,1% de hace un año.

2 Carga hipotecaria. El importe de los préstamos con garantía hipotecaria es de 1,07 billones de euros, según los datos del Banco de España. Hace cinco años era la mitad.

3 Morosidad. La crisis y la destrucción de empleo se nota y de qué manera en la solvencia. La tasa de morosidad en España ronda el 10% del PIB, unos niveles nunca vistos desde la entrada en vigor del euro. El Banco de España cree que el sector financiero está en condiciones de soportar una morosidad de, como máximo, el 15%.