Resultados 2009

Reyal pide diferir 297 millones que debe a Hacienda

El grupo Reyal Urbis ha solicitado "una reconsideración hasta el año 2013 de los plazos ya concedidos en los aplazamientos de pago de las cuentas corrientes tributarias de los últimos tres trimestres de 2008", informa la inmobiliaria en la auditoría de su ejercicio pasado, presentada el viernes a la CNMV. En la misma añade que el importe de "las cuentas corrientes tributarias, cuya reconsideración en los plazos de pago ha sido solicitada, asciende a 296,9 millones de euros" y que el importe de las garantías hipotecarias constituidas para su formalización alcanzan los 442,6 millones. Dichas garantías hipotecarias han sido formalizadas sobre terrenos de Reyal Urbis.

El grupo inmobiliario Reyal Urbis, que negocia con la banca acreedora refinanciar una deuda de 4.800 millones de euros, apunta en su auditoría que ha solicitado atrasar el pago de otros importes correspondientes a actas de inspección incoadas y firmadas en conformidad en 2009 por 10,9 millones de euros. También ha solicitado el aplazamiento hasta 2013 del pago del importe derivado de las liquidaciones del IVA de los meses de septiembre y octubre por 8 millones.

La compañía presidida por Rafael Santamaría añade que sobre su solicitud de retrasar a 2013 el pago del principal de la deuda, "la Administración tributaria no se ha pronunciado aún respecto a esta solicitud".

Reyal Urbis perdió el pasado ejercicio 144,4 millones, un 83% menos que en 2008 gracias a menores provisiones y ventas de activos a banca acreedora. Los ingresos netos de la compañía se redujeron más de la mitad en el ejercicio de 2009 pasando de 2.242 millones a 1.002 millones.

Cae el negocio de Colonial y Afirma

La inmobiliaria Colonial registró una caída del 40,2% en la cifra de su negocio, hasta los 413 millones. La compañía, que recientemente ha logrado refinanciar más de 4.000 millones de deuda, perdió 474 millones. La facturación de la inmobiliaria Afirma, que también envió el viernes sus resultados a la CNMV, se redujo un 63,8%, hasta los 171,1 millones de euros. La compañía presidida por Félix Abánades registró unas pérdidas de 150,1 millones de euros en 2009, lo que supone una reducción del 38,4%.